Estos productos no están penalizados por la nueva norma

La banca lanza seguros y fondos al 4% para suplir los depósitos

Los bancos están lanzando fondos garantizados y seguros de ahorro para atraer clientes ante la caída de rentabilidad de los depósitos provocada por la ley que los penaliza. Estos productos ofrecen hasta un 4,5% anual.

La guerra del pasivo no ha muerto definitivamente, pero sí ha aflojado ante la entrada en vigor de la norma que penaliza los depósitos de alta rentabilidad. Los que ofrecen más de un 4% pueden contarse con los dedos de una mano: Banco Finantia Sofinloc, Banco Caixa Geral, Catalunya Caixa, Bankinter y Espírito Santo.

Los bancos, sin embargo, despliegan estrategias alternativas para conseguir la fidelidad de sus clientes. Los seguros de ahorro y los fondos de inversión garantizados son dos de las fórmulas. Estos productos, a diferencia de los depósitos, no computan como recursos en balance y, por tanto, no suponen una inyección de liquidez. Ni los fondos de inversión ni los seguros están bajo el amparo del Fondo de Garantía de Depósitos. La buena noticia es que, por la misma razón, tampoco están sometidos a la norma que penaliza los superdepósitos.

Los seguros de ahorro son una forma de atraer clientes. Son varias las entidades que están comercializándolos, con rentabilidades en el entorno del 4%. Catalunya Caixa ofrece el 4% TAE el primer año en su Nuevo Ahorro Rendimiento, un seguro de vida, que en caso del fallecimiento del tomador, da un 5% sobre la prima con un máximo de 600 euros. La inversión mínima -que al mismo tiempo es la prima- es de 5.000 euros y en función de algunas características del cliente la rentabilidad podría reducirse mínimamente. Los clientes podrán cancelar el seguro a partir del primer año sin penalización, aunque su duración es de cuatro años (a partir del segundo, paga el euríbor a 12 meses más 0,25 puntos). Si se deshace el primer año, la penalización es del 2%.

Sa Nostra, integrada en BMN, ofrece Renta âptima 2, que paga un interés técnico del 4,15% equivalente a un 3,9% TAE el primer año. "Es un producto concebido para el largo plazo, pero se puede cancelar a partir del primer año sin penalización", explican en una oficina de la caja. El tipo de interés de los años siguientes está por definir, pero siempre sería superior al 1%, señalan en Sa Nostra.

Entre los fondos de inversión garantizados, la mejor opción es el Bankia Garantizado Rentas 1, que paga un 4,25% TAE. Su plazo es de cinco años y puede contratarse hasta el 2 de septiembre. Eso sí, para disfrutar de esta rentabilidad es necesario quedarse hasta el vencimiento.

Banca Cívica ofrece hasta el 9 de septiembre un garantizado que paga el 4% el primer año y el euríbor a 12 meses el segundo y el tercer año. La inversión mínima es de 50.000 euros y, al igual que en el de Bankia, los partícipes que no se esperen al vencimiento -en septiembre de 2014- no disfrutarán de la garantía y además se les aplicará una comisión por reembolso del 3%.

Otras entidades que comercializan fondos garantizados con una rentabilidad fija son Bankinter (3,62% TAE a tres años), March (3,1% TAE a tres años y cuatro meses) y Santander (entre 2,3% y 2,5% TAE a dos años).

Las consecuencias de la 'Ley Salgado'

La nueva legislación, en vigor desde el pasado 4 de julio, contempla la penalización de los depósitos a un plazo de entre tres y doce meses que paguen un rendimiento anual superior al euríbor medio a seis meses más 150 puntos básicos. Las entidades que incumplan la norma tendrán que aportar más dinero al Fondo de Garantía de Depósitos (FGD), un instrumento cuya misión es garantizar hasta 100.000 euros por depositante en cada entidad.

La medida no es una mera advertencia al sector financiero, sino que supone una auténtica intervención en el mercado, lo que en su día provocó un fuerte rechazo por parte de las entidades financieras.

Se quejan, además, de que algunas entidades extranjeras que operan en España, como Espírito Santo o ING Direct, no deben cumplir esta normativa, al no estar afectos al Fondo de Garantía de Depósitos español, sino al de su país de origen.

Aunque en un primer momento las entidades financieras mantuvieron en los escaparates de sus sucursales las suculentas ofertas en imposiciones a plazo, en las últimas semanas muchas de ellas han aflojado el ritmo y han decidido rebajar sustancialmente el tipo de interés que ofrecen en sus depósitos a plazo. Este ha sido el caso de Oficinadirecta.com, de Banco Pastor, una de las la últimas en dar marcha atrás, al cambiar el 4,15% que prometía en su depósito a un año por un 3,25% a un plazo de cuatro meses.

También se han dado de baja del umbral del 4% ING Direct y la Caja de Ahorros del Mediterráneo, esta última intervenida por el Banco de España a finales del pasado mes de julio.

La falta de liquidez reavivará la batalla

La entrada en vigor de la ley contra los depósitos de alta rentabilidad ha provocado varias bajas en la guerra que se habían declarado las entidades financieras. Pero las tensiones del mercado interbancario de los últimos tiempos, previsiblemente, la reavivará, según los expertos consultados.

El Banco Central Europeo (BCE), de hecho, ha vuelto a instaurar la barra libre de liquidez a largo plazo con subastas a seis meses. Y, al mismo tiempo, el uso de la facilidad de depósito del BCE -una especie de caja fuerte en la que las entidades financieras pueden alojar sobrantes de liquidez- se ha disparado en los últimos tiempos. El martes, el dinero depositado ascendía a 84.852 millones de euros, cuando la media diaria de julio era de 38.354 millones.