La Bolsa se apoya en el buen arranque de Wall Street y las compras del BCE

El Ibex remonta un 0,62% tras la inicial decepción del pacto franco-alemán

El esbozo del "verdadero Gobierno" fiscal y económico para la eurozona que Merkel y Sarkozy dibujaron el martes fue digerido con un inicial escepticismo ayer en los mercados por la falta de soluciones inmediatas a la crisis de la deuda. Nuevas compras de bonos por parte del BCE y el buen arranque de Wall Street dieron la vuelta al día, alzando al Ibex un 0,62%.

La imagen de fortaleza, compromiso y unidad que la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, Nicolas Sarkozy, trataron de proyectar el martes sobre la eurozona no parecía haber impresionado a los mercados ayer, jornada que se inició con las Bolsas europeas de nuevo contra las cuerdas. El prometido "verdadero Gobierno económico europeo" y el compromiso de austeridad fiscal comunitaria que dibujaron ambos líderes tras la cumbre franco-alemana no logró inyectar la confianza prevista, en parte por la falta de soluciones inmediatas para el castigo que sufre la deuda soberana, en parte por el anuncio de una tasa sobre las transacciones financieras, que afectaría directamente a la malograda banca europea.

Los analistas coinciden, sin embargo, en que el esbozo galo-germano contiene las claves del futuro. "Por fin, los dos grandes países de la UE han dado un paso para tomar el liderazgo de Europa, con mayor coordinación política, pero sobre todo fiscal, que debe ser la solución a medio plazo", reflexionaba José Luis Martínez Campuzano, estratega de Citi. "Ahora es cuestión de que ese mensaje de confianza cale en los mercados", apostillaba Josep Prats, analista de Ahorro Corporación. "Hay quien está especulando contra el euro. La apuesta está en comprar bonos alemanes si crees que el euro se va a romper, o en comprar títulos españoles o italianos si crees que no va a pasar", explica. "La cosa es que el mercado se vaya creyendo la voluntad real de Alemania de mantener el euro", expone, argumentando que el paso clave sería la emisión de eurobonos. El anuncio de que se emitirán bonos supranacionales habría calmado los mercados, apunta, pero Berlín no aceptaría hacerse corresponsable de la deuda de otros países -con un coste de hasta 47.000 millones de euros para Berlín, según el IFO- si estos no firman antes un compromiso de contención del déficit.

Medidas del Consejo de Ministros

La prima de riesgo española sube de 266 a 275 puntos

En esta línea, el mercado estará atento al Consejo de Ministros del viernes, en el que España detallará nuevos recortes por 5.000 millones de euros. El plan de París y Berlín goza del visto bueno de los inversores, como defendía ayer uno de los más ilustres, George Soros en Le Monde. El multimillonario advierte que los mercados pueden ganar su pulso al euro si la UE no forja una autoridad monetaria y fiscal supranacional. El Banco Central Europeo, matizó, "se limita a resolver los problemas de liquidez y no de solvencia de los Estados".

Con todo, el organismo que preside Jean-Claude Trichet ya salvó los muebles europeos la semana pasada comprando 22.000 millones de euros en bonos, fundamentalmente italianos y españoles. Algunos analistas consultados, como Enrique García, de Inverseguros, apuntaban a nuevas compras de deuda soberana europea ayer por parte del BCE como uno de los factores clave que ayudó a dar la vuelta a la sesión. La buena apertura de la Bolsa neoyorquina hizo el resto. El termómetro de insolvencia de los países europeos, recalentado al comienzo de la sesión, logró contenerse a medio día. La prima de riesgo española subió, eso sí, de 266 a 275 puntos básicos. Las grandes plazas europeas se mantuvieron divididas, con pérdidas del 0,49% para Londres, y del 0,77% para Fráncfort, y alzas de 1,27% en Milán o del 0,73% en París. Entre los vencedores se encontró el Ibex que, si bien llegó a perder los 8.600 puntos en las primeras horas, culminó la jornada en los 8.728,2 puntos, con un aumento del 0,62%. La mayor caída fue para BME (-5,04%), ante el temor a que una tasa Tobin europea a las transacciones financieras afecte a su negocio. También la banca acusó el anuncio, debatiéndose entre el -0,74% de Popular y el 0,92% que subió CaixaBank.

Otras claves de la situación

Aplacar al franco suizo. La fuerte apreciación que vive en los últimos días el franco suizo ha llevado al Banco Nacional del país elevar la oferta de liquidez de esta divisa en el mercado hasta los 200.000 millones de francos suizos (175.190 millones de euros), según informaba ayer Europa Press. La entidad anunció que seguirá operando para aplacar la escalada de una moneda "ampliamente sobrevalorada". El euro cayó a comienzos de mes a 1,009 francos, aunque ayer se situaba ya en 1,14 francos. Respecto al dólar, la moneda comunitaria se encontraba ayer en los 1,445 billetes verdes.

El oro, en la mira de Chávez. No es la primera empresa o sector que pasa por las manos nacionalizadoras del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, y probablemente no será la última. Esta vez se trata del oro. Este metal precioso está protagonizando una escalada en los últimos meses ante la crisis de las Bolsas y de la deuda: cotiza a máximos históricos de 1.793 dólares la onza. Chávez ha anunciado que está preparando un decreto que nacionalizará la industria minera del oro. El objetivo es explotar el oro para convertirlo en parte de las reservas de ese país.

Dudas en Wall Street. Las vacilaciones no fueron ayer una excepción europea. Tras iniciar la sesión con un excelente arranque, en el que arrastró consigo a los castigados títulos europeos, Wall Street comenzó a sufrir pérdidas a media jornada. Entre las noticias positivas estuvieron los buenos resultados de los minoristas y las optimistas apuestas sobre los futuros del crudo; entre las malas, la ralentización que parece sufrir la salida de la crisis a escala global. Al cierre ganó el optimismo, aunque por poco. El Dow Jones sumó un inapreciable 0,04% y el S&P, un 0,09%.