Exige una revisión de la decisión

Exxon demanda a EE UU por anular contratos en el Golfo de México

La petrolera estadounidense Exxon Mobil ha presentado una demanda contra la decisión del Departamento del Interior de su país de cancelar en 2009 tres contratos para exploración de crudo y gas natural en aguas del Golfo de México.

"Exxon Mobil exige una revisión judicial de la decisión del Departamento de Interior", afirmó este jueves un portavoz de la empresa, quien confirmó que la demanda fue presentada el pasado viernes ante un tribunal federal de Luisiana.

La petrolera asegura en la demanda que la cancelación de esos contratos de arrendamiento en la región del Golfo de México, conocida como Julia, "priva" a Exxon Mobil de su derecho a producir en una reserva en la que se estima que podría haber "miles de millones de barriles de crudo".

Exxon Mobil afirma también que la decisión, que afecta a tres de los cinco contratos que tiene la petrolera en esa zona, "es arbitraria, caprichosa, un abuso de sus competencias y contraria a la ley" pese a que en 2008 pidió suspender la producción de crudo en Julia por la complejidad de las operaciones de extracción.

De esta forma, la empresa reclama en el escrito que la justicia anule el dictamen de la agencia gubernamental y no descarta pedir en el futuro una compensación económica por las posibles pérdidas causadas a sus operaciones en el Golfo de México.

La compañía, que afirma que el Departamento del Interior "aplicó de forma retroactiva nuevos estándares legales", defiende que la ley estadounidense permite a las petroleras interrumpir su actividad en los pozos "para facilitar el desarrollo adecuado" de los mismos.

Sin embargo, Interior señaló en 2009 que cancelaría los contratos expirados de Exxon Mobil porque la empresa no había cumplido con los requisitos necesarios para renovar los arriendos -en los que la petrolera y su socio Statoil afirman haber invertido más de 300 millones de dólares- por falta de "compromiso" para producir crudo.

Además de esa inversión, Exxon Mobil tenía intención de destinar otros mil millones de dólares a desarrollar entre tres y seis pozos y unirlos a las cercanas instalaciones de Chevron.

La empresa se queja en la demanda de ser víctima de un "trato adverso sin precedentes" por parte del Gobierno de EE UU y destaca que es la primera vez que Interior decide que un pozo es rentable cuando es propiedad de la compañía que lo explota, pero no cuando una empresa alquila los derechos sobre el mismo yacimiento.