Pequeños gigantes | Lopesan

Tesón y eficacia en turismo y construcción

Lo que empezó como una pequeña empresa familiar es hoy la primera firma hotelera canaria. Pero Lopesan no se relaja y avanza en la internacionalización de sus negocios

Imagen del Lopesan Costa Meloneras Resort & Spa, en Gran Canaria
Imagen del Lopesan Costa Meloneras Resort & Spa, en Gran Canaria

Lopesan es una empresa familiar que con esfuerzo y dedicación se ha convertido en una gran corporación en tres áreas de actividad: turismo, construcción y promoción inmobiliaria. La compañía nació en 1972 y comenzó a expandirse en 1992. Hoy, casi 40 años después, es uno de los grupos turísticos más importantes de España, con más de 4.000 empleados.

Corría el año 1972 cuando el joven Eustasio López González hacía sus pinitos como empresario en Canarias. Constituía en Agüimes, una localidad situada en el sureste de Gran Canaria, la sociedad Hijos de Francisco López Sánchez. Esta empresa familiar ligada a los sectores de maquinaria y construcción ha terminado convirtiéndose en el sexto grupo turístico nacional. Y lo ha hecho sin descuidar su negocio original, el de la construcción, en el que actualmente es una de las principales firmas de Canarias, tanto por volumen de obra como por relevancia de los proyectos realizados. Eso sin olvidar su presencia internacional, uno de sus puntos fuertes.

Mucho ha sido lo que esta familia de cinco hermanos ha tenido que trabajar para dar forma a lo que hoy es el grupo Lopesan, aunque López atribuye el mérito a su madre, quien, a la muerte de su padre, "es la que me dejó hacer".

Al negocio de la construcción, López añadió en 1991 el turístico, con la compra a inversores alemanes de los apartamentos Altamarena, en Fuerteventura. En 1995 constituyó la firma Lopesan Hotels & Resorts y cinco años después edificó su primer hotel, lo que supuso el nacimiento de Lopesan Hotel Group, "una apuesta por el turismo de calidad y la innovación", asegura el presidente del grupo.

Partiendo de este punto desarrollaron en Meloneras, al sur de Gran Canaria, una zona de vacaciones en la que concentraron hoteles de cuatro y cinco estrellas, además de una gran oferta especializada en balnearios y centros de bienestar, campos de golf y el Palacio de Congresos Expomeloneras. Toda esta infraestructura consolidó a la compañía como líder turístico en Canarias.

De esta forma, poco a poco, Lopesan pasaba de ser una pequeña empresa local a un gran grupo. "La cartera de obras de la compañía aumentó con proyectos tan emblemáticos como el asfaltado de las pistas del aeropuerto de Gando. El momento decisivo se dio cuando el perímetro de actividad se amplió con la adquisición de bolsas de suelo en el sur de Gran Canaria, en momentos en que el sector inmobiliario experimentaba un crecimiento explosivo en la zona turística por excelencia de la isla", explica López.

Esta operación tuvo dos consecuencias fundamentales. "Capitalizó a la compañía al tener una política de inversión de beneficios y nos permitió disponer de zonas de suelo estratégicas que supusieron la antesala de nuestra actividad hotelera". Actualmente, de forma directa o indirecta a través de sociedades filiales o participadas, desarrolla actividades en turismo y promoción inmobiliaria con activos como edificios, viviendas, aparcamientos, centros comerciales y campos de golf, entre otros, que mantiene en régimen de arrendamiento o explotación.

Eustasio López tiene claro que el secreto del éxito es el trabajo y la racionalidad. Fue de los primeros en apostar por la internacionalización cuando a finales de los setenta, ante la recesión de aquellos años, fue a Guinea para hacerse cargo de la construcción del aeropuerto de Bata, la segunda ciudad más importante de este país del África central. Esta experiencia les ha servido para sobrevivir a la crisis de los últimos años. "Las medidas que hemos tomado para afrontar la crisis han funcionado porque en el periodo anterior, la compañía mantuvo una política basada en la capitalización de resultados, la escasa dependencia de los recursos externos y la baja exposición a los sectores más castigados, como el inmobiliario", destaca.

A partir de 2009 decidió introducirse en mercados emergentes, donde la competencia es menor y, sin embargo, hay oportunidades de crecimiento y generación de empleo. Gracias a esta estrategia, el grupo cuenta con 20 hoteles repartidos en Alemania, Austria, República Dominicana, Canarias y la península Ibérica, en tanto que África y América Latina han servido para expandir el negocio de la construcción, con proyectos en Senegal y Colombia. Además, están a la expectativa de posibles adjudicaciones en Guinea Ecuatorial, Mauritania y Perú.

Lopesan mira el futuro con esperanza, aunque también con preocupación por el entorno europeo. "Tenemos la intención de seguir renovándonos para adaptarnos a las necesidades de los visitantes de las islas y seguir siendo competitivos", explica López. "Confiamos en que a medio plazo tanto el mercado como aquellas condiciones que ahora nos limitan permitirán que continuemos el desarrollo que ha sido desde siempre nuestra pauta de actuación".

"Mi felicidad es haber creado un sector de calidad"

El presidente del grupo Lopesan, Eustasio López González, asegura que su "mayor felicidad es haber dotado a los ciudadanos canarios de un sector empresarial de calidad".

"Lopesan, a través de su política de responsabilidad social, trata de devolver a los canarios todo lo que estos han hecho por la empresa y por las islas en general, desde la fundación de la empresa" y de todas sus secciones, añade López, quien asegura que si bien el camino recorrido ha necesitado de mucho trabajo y esfuerzo, ha merecido la pena.

López explica que fueron varios los motivos que lo llevaron a dar el paso de dirigir su empresa desde el negocio de la construcción hacia el sector turístico, aunque el principal fue "la aspiración de los canarios de hacernos con el negocio hotelero que, en aquel entonces y pese a tratarse de la actividad más importante de la isla, estaba en manos de empresas extranjeras".

Reconoce que los principios fueron bastante duros, más en el sector turístico que en el de la construcción, sobre todo por su falta de experiencia hotelera. "Tuvimos que aprender muy rápido y con muchísima dedicación porque lo que estaba en juego no admitía relajación, y hoy puedo decir que mereció la pena".

Ese trabajo le ha valido premios como la Medalla al Mérito Turístico, concedida por el Consejo de Ministros en 2009, aunque Eustasio López se queda con la satisfacción de un trabajo bien hecho que revierta en favor de los canarios.

Datos básicos

Facturación. La revista especializada Hosteltur sitúa al grupo canario Lopesan en el sexto puesto de la clasificación de cadenas hoteleras españolas, con una facturación de 360 millones de euros. Los ingresos provienen del negocio generado por sus marcas Lopesan Hotels & Resorts e IFA Hotels, que suman una oferta de 20 establecimientos y 8.532 habitaciones. A esto hay que añadir la facturación del negocio de construcción y promoción inmobiliaria.

Plantilla. Prioriza la plena igualdad de género en su plantilla. Del total de 4.000 trabajadores, la mayoría de ellos canarios, el 45% son mujeres. Por si fuera poco, la tercera parte de los puestos directivos están ocupados por féminas.

Internacionalización. Uno de los puntos fuertes de la empresa es la internacionalización. Fuera de España, la división turística cuenta con hoteles en Alemania, Austria y República Dominicana, mientras que la división de construcción trabaja en África y Latinoamérica.