Pese al retroceso en el crecimiento

Van Rompuy no ve que Europa vaya a caer en una recesión

Ante el aluvión de expectativas pesimista, el presidente del Consejo de la UE, Herman Van Rompuy, ha intentado calmar los ánimos. Ha dicho que no se espera una recesión en Europa pese a que la región se enfrenta a un débil crecimiento y una alta deuda pública.

Los malos datos del segundo trimestre en el PIB de la vanguardia económica europea, Alemania y Francia, lastraron el crecimiento en la zona euro, con un retroceso del 0,8%. El Banco Mundial avisó el pasado domingo de que podríamos estar incubando una nueva recesión. Morgan Stanley ha continuado hoy con la misma receta. Los malos augurios se suceden y los líderes políticos europeos se ven obligados a dar un paso al frente. "No esperamos un crecimiento económico negativo, una recesión en Europa", ha señalado hoy Van Rompuy en conferencia de prensa desde Oslo, tras reunirse con el primer ministro noruego, Jens Stoltenberg.

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, y la canciller alemana, Angela Merkel, desvelaron el martes planes de largo alcance para una mayor integración económica de la zona euro y unas normas de consolidación fiscal más estrictas. Mientras, la crisis de deuda soberana continúa y los mercados de renta variable se tambalean ante los sinuosos mensajes.