Pruebas de resistencia

El CSN reúne datos para examinar la seguridad de las nucleares españolas

El Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) ha recibido el primer informe, de carácter provisional, sobre las pruebas de resistencia a las que se han sometido las centrales nucleares españolas a raíz del accidente de Fukushima (Japón) el pasado 11 de marzo.

Los controles evalúan los márgenes de seguridad de los sistemas de protección existentes e identifican mejoras adicionales. Una vez que el CSN realice su análisis inicial de la documentación, enviará un informe preliminar a la Comisión Europea el 15 de septiembre.

A continuación, el 31 de octubre las empresas que operan las centrales nucleares remitirán al CSN los resultados completos. El organismo regulador, por su parte, deberá enviar a la CE su informe definitivo antes del 31 de diciembre de 2011.

El alcance técnico de las pruebas se definió teniendo en cuenta escenarios que se produjeron en la central japonesa, en los que coinciden varios sucesos iniciadores y fallos múltiples.

Concretamente, el parque nuclear español ha basado su revaluación en los aspectos de riesgos sísmicos, por el que todas las plantas deben justificar el margen sísmico de que disponen por encima del contemplado en su base de diseño. También han de identificar las acciones que se adoptarían si se superaran esos valores.

Igualmente, los trabajos se han basado en el control de los riesgos de inundaciones relativos a rotura de presas o grandes precipitaciones; en los escenarios de pérdida de alimentación eléctrica o se ha evaluado la gestión de accidentes severos en los que se pueda producir algún daño al núcleo del reactor.