Infraestructuras ferroviarias

Blanco reclamará hoy a Portugal que retome el AVE entre Lisboa y la frontera española

Cualquier cosa menos dejar que el AVE que llegará a Extremadura muera en la frontera con Portugal. Esta es la premisa que lleva el ministro de Fomento, José Blanco, a la reunión que mantendrá esta mañana en Madrid con el ministro de Economía luso, Álvaro Santos Pereira.

Se trata del primer encuentro con el responsable de obras públicas tras el cambio de Gobierno en el país vecino. Sobre la mesa, la preocupación de España por la paralización en Portugal de la línea que iba a enlazar Lisboa con Madrid.

Fomento va a proponer vías para que ese parón, que Portugal achaca a la crisis, no se convierta en abandono: desde un aplazamiento de las obras hasta modificaciones que las hagan viables.

El hecho es que España tiene parte del AVE entre Madrid y la frontera en ejecución. Los tramos en Extremadura, que pasan por Navalmoral de la Mata, Plasencia, Cáceres y Badajoz, están en obras, con adjudicaciones por más de 800 millones. En cuanto al segmento que va desde Pantoja (Toledo) hasta Navalmoral, será licitado bajo el modelo de colaboración público privada, con inversiones por 3.000 millones. Todo un acicate para un sector de la obra civil en horas bajas.

El compromiso entre gobiernos decía que la conexión debía ser una realidad en 2013. Pero Portugal anunció la anulación a finales de junio. Una decisión que incluso puede afectar a los recursos que España recibe de la UE para la alta velocidad.

Además de esta circunstancia, compañías españolas estaban ya involucradas en la construcción de la infraestructura en suelo luso. ACS forma parte del consorcio que ganó el tramo de 165 kilómetros entre Caia, en la frontera, y Poceirao por 1.650 millones. Tres cuartas partes eran financiadas por la UE.

FCC, por su parte, ofertó 1.870 millones por el tramo Poceirao-Lisboa. Sin embargo, el concurso fue parado antes de la adjudicación definitiva.

Hasta ahora, el ministro Santos Pereira se ha mostrado a favor de potenciar la conexión Lisboa-Madrid-París para mercancías en detrimento del AVE.