Dependiendo de la disponibilidad de fondos

Portugal decidirá en septiembre si retoma el AVE

El ministro luso de Economía, Álvaro Santos Pereira, ha explicado en la rueda de prensa posterior a su encuentro en Madrid con el ministro de Fomento, José Blanco, que el Gobierno de su país decidirá en septiembre sobre la posibilidad de retomar el AVE entre Lisboa y la frontera española. El Gobierno luso está analizando el coste financiero del proyecto e incluso posibles variaciones con el fin de abaratarlo.

El ministro de Fomento, José Blanco, en la reunión el 17 de agosto con el ministro de Economía luso, Álvaro Santos Pereira.
El ministro de Fomento, José Blanco, en la reunión el 17 de agosto con el ministro de Economía luso, Álvaro Santos Pereira.

La reunión celebrada esta mañana es la primera que mantienen los responsables de obras públicas de ambos países tras el cambio de Ejecutivo en Portugal. Entre los acuerdos alcanzados se encuentra la creación de una comisión para analizar la viabilidad de llevar a cabo la conexión ferroviaria. De momento, Santos Pereira insiste en dar prioridad al tráfico de mercancías a través de ancho europeo de vía. Entre tanto, José Blanco reitera que esa pretensión ya se encuentra recogida en el proyecto del AVE Madrid-Lisboa, concebido para el tráfico mixto.

El Gobierno español está alentando a Portugal para que no abandone un proyecto ferroviario que debía estar culminado en 2013. España está cumpliendo con su parte del trato y tiene buena parte del AVE entre Madrid y la frontera en ejecución. Los tramos en Extremadura, que pasan por Navalmoral de la Mata, Plasencia, Cáceres y Badajoz, están en obras, con adjudicaciones por más de 800 millones. En cuanto al segmento que va desde Pantoja (Toledo) hasta Navalmoral (Cáceres), será licitado bajo el modelo de colaboración público privada, con inversiones por 3.000 millones. Todo un incentivo para un sector de la obra civil en horas bajas. El titular de Fomento ha querido tranquilizar a las constructoras al afirmar que las obras y licitaciones seguirán su curso.

Portugal anunció la anulación de su AVE a finales de junio. Una decisión que incluso puede afectar a los recursos que España recibe de la UE para la alta velocidad, algo que no ha querido valorar Blanco.

Además, compañías españolas estaban ya involucradas en la construcción de la infraestructura en suelo luso. ACS forma parte del consorcio que ganó el tramo de 165 kilómetros entre Caia, en la frontera, y Poceirao por 1.650 millones. Tres cuartas partes eran financiadas por la UE. FCC, por su parte, ofertó 1.870 millones por el tramo Poceirao-Lisboa. Sin embargo, el concurso fue parado antes de la adjudicación definitiva.