Eleva su cartera de pedidos un 11%

Leighton prevé su retorno al beneficio tras cerrar en rojo el año de la entrada en ACS

Leighton, controlada por ACS a través de Hochtief, espera beneficios para el presente ejercicio. Tras cerrar el 30 de junio con 409 millones de dólares australianos en rojo (296 millones de euros), cree que en los próximos 12 meses ganará hasta 650 millones de dólares australianos (470 millones de euros). Sus acciones subieron ayer un 8,3%.

Buenas noticias para ACS desde Australia. La mayor constructora de ese país, Leighton, acaba de arrancar un ejercicio en el que prevé recuperarse de las pérdidas recién declaradas y que se daban por descontadas desde el mes de abril.

La compañía está controlada en un 54% por el grupo alemán Hochtief, del que ACS cuenta con más del 50% del capital. Tras adelantar que concluiría el ejercicio fiscal 2009-2010 en negativo, Leighton se había convertido en una preocupación para Florentino Pérez y su equipo. Finalmente, los números rojos alcanzan los 409 millones de dólares australianos (296 millones de euros), algo menos que los 427 millones (309 millones de euros) esperados.

Durante los meses previos a la opa sobre Hochtief la empresa española señaló que una de las joyas que adquiría con la operación era, precisamente, el control de Leighton, grupo que acaba de declarar una facturación de 19.400 millones de dólares australianos (14.043 millones de euros), un 4% más.

ACS 22,13 -1,73%

Pero los retrasos y sobrecostes en su proyecto de enlace del aeropuerto de Brisbane y de una planta desaladora en el estado de Australia Victoria han mermado el poderío de la empresa en los últimos meses.

Reacción en Bolsa

Leighton espantó ayer cualquier fantasma de recaída y comunicó que espera obtener en el presente año fiscal, hasta el 30 de junio de 2012, un beneficio de 600 a 650 millones de dólares australianos (de 434 a 470 millones de euros), sin tener en cuenta posibles desinversiones.

La reacción en el parqué de Sídney no se hizo esperar. La constructora obtuvo su mayor avance desde agosto de 2009, con un alza del 8,3% que situó la acción en 21,49 dólares australianos. Una subida que mitiga en parte el mal comportamiento de la cotización en 2011, con una pérdida que se matiza hasta el 29%.

El anuncio también tuvo eco en Alemania, donde Hochtief se apuntó un ascenso del 3,28% (cotiza en 49,6 euros por acción). En Madrid, ACS cerró ayer en 27,45, lo que implica una mejora del 0,46%.

El giro de Leighton se debe a una mejora del 11% en su cartera de pedidos, valorada en 46.200 millones de dólares australianos (33.447 millones de euros), de la que el 69% está firmada en Australia.

En ese país se prevé un alza interanual del 5% en la obra civil en los próximos cuatro ejercicios. Por otra parte, los negocios mineros de Leighton se ven alentados por la demanda sostenida en Asia de hierro y carbón.

ACS presentará resultados semestrales el próximo 30 de agosto, realizando por primera vez la consolidación global de las cuentas de las citadas Hochtief y Leighton.