Un 8% más

Reino Unido anuncia una fuerte subida del transporte ferroviario

El Gobierno británico aprobó hoy una fuerte subida del precio de los billetes de tren para 2012 porque, según ha admitido, necesita dinero para infraestructuras después de los recortes presupuestarios, medida que ha generado malestar.

Esta decisión ha provocado críticas por parte de las asociaciones de consumidores y la oposición, que recordó que el transporte ferroviario ya es muy caro en el Reino Unido y para muchos trabajadores que lo utilizan a diario supone un gasto mayor, incluso, que el alquiler de la vivienda o la hipoteca.

La subida, conocida hoy, será del 8% en Inglaterra, ya que se calcula sumando tres puntos porcentuales al incremento interanual del índice de precios minoristas (RPI) registrado en julio, que fue del 5%.

En Escocia el aumento será menor, ya que se mantiene el cálculo antiguo de añadir sólo un punto al RPI.

El ministro británico de Transportes, Phillip Hammond, reconoció hoy que el incremento va a ser muy impopular, pero lo justificó en la necesidad de mejorar las infraestructuras ferroviarias del país.

Está en marcha, recordó, un programa de inversiones de 900 millones de libras (más de mil millones de euros) para proveer a la red ferroviaria de 2.700 nuevos vagones, electrificar algunas vías y terminar líneas "vitales" para la red como los dos grandes proyectos que atravesarán Londres, uno de norte a sur y el otro de este a oeste.

El responsable de Transportes del Gobierno de David Cameron admitió que, debido al elevado déficit y los recortes adoptados para reducirlo, estas inversiones no serían posibles sin el aumento de los precios de los billetes.

Desde la oposición, la portavoz de Transportes del Partido Laborista, Maria Eagle, criticó la subida, "totalmente desfasada" con el coste de la vida, y lamentó que el precio que pagan muchos ciudadanos solo por ir a trabajar cada día sea tan elevado, mayor incluso en algunos casos que la hipoteca o el alquiler.

Las organizaciones de consumidores también denunciaron este encarecimiento, que consideran "profundamente injusto", y señalaron que el Gobierno debería reexaminar el sistema de revisión de los precios de este medio de transporte.