Deportes

España, un destino turístico para aprender a ser campeón

Las victorias atraen a jóvenes de todo el mundo para instruirse este verano en las escuelas de cantera nacionales

España, un destino turístico para aprender a ser campeón
España, un destino turístico para aprender a ser campeón

El deporte español arrasa, de eso no hay duda. Nadal, Alonso, Gasol, Casillas, Lorenzo... Son figuras mundiales que los niños de todo el mundo sueñan con imitar. Por ello, las escuelas, campamentos de verano y cursillos de formación deportiva españoles atraen a un creciente grupo de jóvenes de todos los continentes, deseosos de seguir los métodos que crearon a los campeones nacionales.

Dentro de este marco, el fútbol, deporte que tantas alegrías ha dado a los aficionados en los últimos tiempos con los triunfos de La Roja, ocupa un papel protagonista. Los chavales vienen a España con el sueño de aprender el juego de toque que ha elevado al conjunto nacional a lo más alto. Incluso algunos llegan con la idea de dar todo de sí para que algún ojeador descubra su talento y decida incorporarlo a la cantera de los grandes equipos, emulando a Leonel Ángel, el nuevo fichaje del Real Madrid para el fútbol base. Con solo siete años, se ha convertido en el jugador más joven de la cantera blanca, superando a Esteban Cambiasso, que llegó con 15.

Una tendencia que cada vez gana más adeptos dentro de los clubes es la creación de campamentos de verano que acojan también a jóvenes procedentes del extranjero. El Real Madrid, en colaboración con la empresa Global Events, ha puesto en marcha, por segundo año consecutivo, el campamento Summer Experience. El éxito cosechado en la primera edición, con la inscripción de más 1.300 chavales, ha llevado al equipo a repetir la experiencia. "Debido a la afluencia de niños (2.200) las actividades se distribuyen a lo largo de tres meses, en lugar de uno como la vez pasada", señala Javier Sanz, coordinador general de la actividad.

El nivel de los entrenadores de tenis es un imán para las promesas

Aunque el Real Madrid es conocido a nivel internacional, Joaquim Sagués, director de los campus, afirma que la campaña de comunicación por medio de las redes sociales y los contactos con agentes extranjeros han sido la clave de la fuerte acogida. En esta edición, Líbano se ha convertido en uno de los principales focos de emisión de jóvenes. "Se han llegado a apuntar en torno a unos 200 libaneses", indica Sanz.

"El Real Madrid es uno de mis equipos preferidos y entrenar aquí era un sueño", señala el Eleozar Lerirós, un venezolano de tan solo diez años que estos días está participando en uno de los campamentos compaginando el entrenamiento con las actividades de convivencia.

Además del club blanco también existen otros equipos que ofrecen actividades similares. La Fundación del F. C. Valencia tampoco quiere quedarse atrás y desde 2006 desarrolla campus internacionales a los que acuden niños de otros países. Los próximos cursillos se celebrarán a mediados de agosto y están orientados a jóvenes británicos procedentes del Hampton School (32 jugadores) y del Ardingly College (57 jugadores). Fuentes de la fundación aseguran que después de cinco años de funcionamiento han pasado por las instalaciones más de 5.000 chavales, de entre ocho y 16 años, interesados en conocer la historia del equipo y poder disfrutar de sus instalaciones.

Dejando a un lado los clubes, también existen alternativas puestas en marcha por otras organizaciones. Un ejemplo de ello es la Fundación Marcet, que lleva más de 35 años desarrollando actividades formativas que se intensifican en verano. Pedro Marcet, director pedagógico, señala que se ha pasado del nivel local al internacional. Aunque están presentes en distintas partes del mundo, la opción estrella para los jóvenes aspirantes a estrella sigue siendo el traslado a España, para durante diez días, llevar a cabo un trabajo intensivo "que equivaldría a un año de formación". Junto al entrenamiento, la fundación también organiza un campeonato en el que participan escuelas llegadas de todas las partes del planeta.

Pero la idea de que en Barcelona se juega el mejor fútbol del mundo ha hecho que tanto jóvenes como entrenadores quieran ir allí para aprender los métodos blaugranas. La Fundación Marcet, además de los cursos intensivos, organiza programas destinados a los técnicos que después de pasar el curso obtienen una licencia que les autoriza a aplicar la misma metodología en su país de origen.

Según indica Marcet, se trata de un sistema progresivo que va "desde un trabajo analítico a otro basado en la recreación de situaciones reales de juego. El objetivo es trabajar la inteligencia del deportista, a la vez que se le educa respecto a valores como el esfuerzo y el respeto".

El fútbol no es el único deporte en el que España es foco de interés Los títulos acumulados por el tenis español, con Rafa Nadal como más reciente exponente, han provocado que muchos quieran seguir sus pasos y desde las federaciones locales se promueve su fomento.

El elevado nivel de los entrenadores hace de nuestro país un imán para futuras promesas como Samael, que con solo 15 años, ha venido desde Inglaterra para entrenarse en el centro de alto rendimiento de Madrid, la residencia Blume, donde lleva desde 2008. Unas vacaciones en España fueron suficientes para que el joven decidiera que la capital era el lugar idóneo en el que podía aprender y llegar a ser tenista. "En Inglaterra existe un buen nivel, pero el de España es superior", sentencia.

Fuera del ámbito federativo también es posible hallar proyectos para mejorar la técnica. En Mallorca, el campamento Jonathan Markson Tennis cuenta con programas que enseñan a los jugadores a dominar los nervios. Al cargo de la formación está el entrenador Ali Yenilmez, que a lo largo de 15 horas semanales intenta enseñar a los participantes, divididos por edades y niveles, la técnica del early ball. Este método, que ha surtido efecto en grandes jugadores como Sampras, Hingis, Agassi y ahora a Federer, consiste en golpear la pelota tan pronto como sea posible en su recorrido. El objetivo que se persigue con ello es que el contrario disponga de menos tiempo para reaccionar.

El programa está disponible en inglés para que los "turistas deportivos" comprendan fácilmente las instrucciones.

El campus del Real Madrid

Interno. Esta opción está destinada a niños a partir de nueve años que procedan de fuera de Madrid. En el precio (1.300 por las dos semanas) se incluye el entrenamiento, alojamiento y las actividades Summer Experience que se dividen en tres apartados: las centradas en el individuo, las que persiguen valores relacionados con el grupo tales como el compañerismo y la solidaridad, y las que se preocupan por el respeto al entorno.

Externo. Pensado para los residentes madrileños y disponible a partir de los ocho años de edad, esta alternativa se puede contratar desde los 400 euros por semana. No obstante, la opción de la quincena es la más solicitada por parte de los padres, que consideran insuficiente una semana de trabajo.

Tecnificación. Los que quieran mejorar su técnica en profundidad y estén interesados en la parte más deportiva encontrarán aquí la oferta mejor adaptada a sus necesidades. En este caso todos lo que participan de la iniciativa son internos y el precio del servicio contratado asciende a los 1.800 euros por los 15 días que dura la formación.

Cuando el físico importa

En el baloncesto a diferencia de otros deportes, la ilusión y el deseo de seguir los pasos de las grandes figuras no son herramientas suficientes, ya que las características físicas desempeñan un papel decisivo. Por ello, España también atrae a promesas de todo el mundo, pero no tanto para aprender y volver a sus países, sino traídos por los agentes, motivados de su potencial, para fichar desde muy jóvenes por las canteras de los clubes de la Liga Endesa (antes ACB).

Un ejemplo que ilustra muy bien este hecho es el caso de Serge Ibaka, nacionalizado español el pasado mes de julio. Llegado con 15 años a la cantera del Manresa, terminó en España su formación antes de dar el salto a la NBA y convertirse este año en el máximo taponador de la competición. Su periodo en España le dejó huella y optó por nacionalizarse.

El fenómeno se verá aún más reforzado este año con la nueva normativa aprobada para la próxima temporada, que establece que los equipos deberán contar en su plantilla con cinco jugadores formados en España, independientemente de su nacionalidad, frente a los cinco con pasaporte español de la disposición anterior.

También existen campus orientados a la formación de jóvenes, en muchos casos apadrinados por grandes figuras, pero su asistencia es mayoritariamente nacional. Este año, por ejemplo, fueron organizados por estrellas como José Manuel Calderón o Amaya Valdemoro, mientras que el Real Madrid ha tenido 50 jóvenes en su Summer Experience.

La cifra

2.200 niños se han apuntado este año al Summer Experience

Integración

La fama del Real Madrid supera nuestras fronteras y prueba de ello es que este año se han apuntado chavales de entre 8 y 17 años que proceden de 42 nacionalidades diferentes. Líbano, con más de 200 niños inscritos, se ha convertido en el principal emisor, seguido de cerca por Túnez y Catar.