Los créditos superan de nuevo los 50.000 millones

La deuda de la banca española con el BCE sube el 9,6% en julio

La deuda de las entidades financieras españolas con el Banco Central Europeo (BCE) ha subido en julio hasta los 52.053 millones de euros, el tercer mayor nivel en lo que va de año. El aumento es del 9,6% respecto a junio y refleja la creciente tensión que afronta la banca en el mercado interbancario.

Sede del Banco de España en Madrid
Sede del Banco de España en Madrid

La tensión vuelve de nuevo al sector financiero. Los últimos datos publicados por el Banco de España de julio revelan que la deuda de las entidades españolas con el Banco Central Europeo (BCE) ha elevado de nuevo hasta llegar a los 52.053 millones. La financiación obtenida por el BCE para las entidades españolas ha subido tras la caída que registró en junio y que rompió con la tendencia alcista que había mantenido desde el mes de abril. Esta financiación supone el 14,69% de los préstamos que la institución concede al conjunto de países europeos y que en el mes de julio se situó en 354.135 millones de euros, un 0,8% menos con respecto a junio.

Los bancos y cajas españolas que operan en el territorio nacional han elevado en el séptimo mes del año un 9,6% sus peticiones de financiación al BCE y marcan el tercer nivel más alto de lo que va de año. Comparando estos datos con los emitidos en el mismo periodo de 2010, estos se redujeron casi una tercera parte debido a que las peticiones de fondos de las entidades españolas solicitadas fueron 130.209, el importe más alto de la historia. España acaparó entonces el 30% de la financiación total del BCE para toda la zona euro.

Desde que en verano de 2010 la deuda de la banca española con el BCE marcase un récord histórico, las entidades habían reducido sensiblemente sus peticiones de liquidez en los últimos meses. Esto se debe también a que algunas entidades españolas comenzaron a operar en las llamadas cámaras de contrapartida, clara alternativa al mercado interbancario ya que existe un intermediario que elimina la desconfianza y el riesgo de conocer a qué entidad financiera se está prestando la liquidez.

España acapara el 14,6% del total de la financiación a la banca de la zona euro

Presiones

El nivel de julio de la deuda española dista mucho de los niveles registrados hace un año lo que demuestra que la situación se ha normalizado. Aun así, el dato de julio confirma la tendencia ligeramente alcista que se ha visto en lo que va de año, si bien no recoge todavía las tensiones vividas en las dos primeras semanas de agosto. La prima de riesgo española llegó a superar los 400 puntos básicos a principios de mes, un umbral que empezaba a amenazar su acceso a las citadas cámaras de contrapartida. De hecho, a partir de los 450 puntos básicos, estas cámaras comienzan a exigir garantías adicionales para aceptar como colateral a los bonos de países en dificultades. En la última semana, la prima de riesgo ha caído con fuerza -el viernes quedó en los 266 puntos básicos -y el siguiente frente para el sector lo abrió estos días la banca francesa y los rumores de problemas de solvencia, desmentidos de forma tajante, pero que llegaron a tensar el interbancario y a disparar las peticiones de liquidez al BCE.