Mercados

El coto a la especulación propicia un rebote en el Ibex del 8,5% en dos días

El índice cierra la semana con un recorte de solo el 0,28% tras contener el incendio de la deuda soberana y encajar el impacto del ataque a la banca francesa

La prohibición temporal de las ventas a corto sobre valores financieros decidida por los reguladores de los mercados bursátiles de España, Italia, Francia y Bélgica aún pilló el viernes a muchos inversores con el paso cambiado. Y ese cierre de posiciones bajistas estuvo detrás en buena parte del fuerte avance de los índices europeos y, en especial del sector bancario. La virulencia de los mercados ha tenido que llegar al corazón de Europa para que las instituciones europeas, en esta ocasión las bursátiles, hayan actuado para poner freno a una especulación que campaba a sus anchas y que se cebó esta semana con la banca francesa y, muy en concreto con Société Générale. El banco francés llegó a desfondarse en la jornada del miércoles el 22% y contagió al conjunto de la banca europea y, por extensión, de los índices bursátiles del continente, en un hervidero de rumores que incluso hicieron saltar las alarmas ante un posible nuevo cerrojazo en el mercado interbancario.

La semana, que ha dejado momentos de volatilidad frenética, ha concluido casi en tablas para el Ibex, con una pérdida de apenas el 0,28%. El selectivo cerró el viernes en los 8.647,30 puntos, tras anotarse un repunte del 4,82%, el segundo mayor del año. Su ascenso del viernes estuvo en línea con el del resto de índices europeos. Así, el Euro Stoxx ganó el 4,15%; el Footsie, el 3,04%; el Cac, el 4,02% y el Dax, el 3,45%. Concentradas en el rebote, las Bolsas europeas incluso pasaron por alto el decepcionante dato del PIB francés, que se estancó en el segundo trimestre, y que revela las debilidades por las que esta misma semana se especulaba con una pérdida de la triple A para la deuda soberana gala. Las subidas fueron mucho más modestas en Wall Street, donde pesó el mal dato de confianza publicado por la Universidad de Michigan, que arrojó el punto más bajo desde 1980. El Dow Jones ganó el viernes el 1,13%; el S&P, el 0,53% y el Nasdaq, el 0,61%.

Los bancos fueron la clave del avance bursátil del viernes y el sectorial bancario europeo recuperó el 4,49%. El mejor valor fue el belga Dexia, sobre el que quedó activada la prohibición de tomar posiciones cortas, que despuntó con un alza del 17,3%, seguido por las entidades italianas, con ascensos de entre el 8% y el 9% y por Santander, que recuperó el 6,56%. El banco remontó el 9,96% en dos días, después de que el jueves los inversores ya se anticiparan a la suspensión en las posiciones cortas que el regulador europeo confirmó tras el cierre de sesión en Wall Street.

Société Générale cae el 11,4% en la semana y Dexia sube el 17,3% el viernes

El avance de los bancos se apoya también en el alivio detectado en el mercado interbancario. Los préstamos a un día que concede el BCE, y que se activan en situaciones de emergencia, alcanzaron el viernes los 227 millones de euros, muy lejos del repunte a máximos de tres meses registrado la víspera, en los 4.000 millones de euros.

Es en el balance semanal donde queda la huella de la presión vendedora que llevó a suspender de forma cautelar, por 15 días, las operaciones bursátiles especulativas que buscan ganar dinero con la caída de los precios de las acciones bancarias. Así, el Dax pierde en la semana el 3,82%; el Cac, el 1,97% y el Euro Stoxx, el 2,86%, influido por el derrumbe semanal del 11,4% de Société Générale.

La prohibición temporal de la toma de posiciones bajistas sobre los valores bancarios fue aplaudida por la Comisión Europea, si bien volvió a definir cuáles son los contornos en los que se está concentrando la presión de los mercados. El veto se aplica en Bélgica y Francia, hacia los que amenaza con dirigirse la tormenta financiera, y en Italia y España, donde el repunte del riesgo país ha forzado al BCE a retomar las compras de deuda soberana en el mercado, que han ayudado a contener la presión sobre la prima de riesgo con que comenzó la semana. Pero no se ha aplicado por ahora sobre los valores bancarios alemanes, a pesar de que el gobierno germano se mostró a favor de "combatir la especulación de forma contundente".

Por lo pronto, y después de quedar contenido el último ataque con la prohibición cautelar la operativa en corto, el presidente francés, Nicolás Sarkozy, se reunirá el martes próximo con la canciller alemana, Angela Merkel, para definir la nueva, y enésima, hoja de ruta para la zona euro.

Efectividad relativa del veto temporal a las ventas a corto

Los especuladores que apostaban por la continuidad de las caídas en la Bolsa se han batido en retirada. Se han apresurado a cerrar posiciones bajistas, y a recomprar por tanto los títulos que antes habían vendido a mayor precio, para evitar pérdidas, lo que explica el repunte bursátil del jueves y el viernes. Los expertos apuntan sin embargo a que, una vez pasados los quince días de ley seca, la fiebre volverá. Y mientras, encontrará resquicios para especular en mercados como el de CDS. La SEC estadounidense tomó una medida similar en otoño de 2008, tras la quiebra de Lehman, que tuvo como reacción inmediata un alza del 11% del sectorial financiero. Pero en marzo de 2009, ese índice había vuelto a bajar un 70,1%.

La banca mediana concentra las posiciones bajistas en España

La banca española también ha sufrido en sus carnes esta semana la presión vendedora que tuvo su epicentro en la banca francesa, si bien los datos declarados ante la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) no revelan posiciones destacadas en los dos grandes bancos, al menos a fecha de 29 de julio. El regulador bursátil español estableció en otoño de 2008 la obligatoriedad de revelar posiciones en valores bancarios superiores al 0,2% del capital, cuando las ventas a corto se cebaron en especial con la banca mediana. A finales de julio, Popular es quien el mayor porcentaje de posiciones cortas, por el 6,033% de su capital, seguido de Bankinter, con el 5,85% y de Sabadell, con el 3,661%.