El Brent cerró a 108,3 dólares el barril

Los precios del crudo cierran con ganancias una semana volátil

Los precios del petróleo no escaparon de la semana de volatilidad de los mercados bursátiles internacionales. Cerraron al alza tras cinco días de abruptos altibajos.

El precio del barril se mantiene con firmeza por encima de los 100 dólares pese a la montaña rusa en que se han convertido los mercados. El Brent, de referencia en Europa, que hace unos quince días se pagaba aún a 118 dólares por barril, se desplomó abruptamente hasta los 98,74 dólares el 9 de agosto, para recuperarse después y cerrar ayer en 108,3 dólares para su entrega en septiembre.

En ese período, el precio del WTI, de referencia en EEUU, cayó casi 23 dólares por barril, hasta los 86,31 dólares ayer, un salto que fue fruto del nerviosismo entre los operadores.

A su vez, el barril de referencia de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) subió el jueves 2,09 dólares, hasta los 103,29 dólares, frente a la víspera, un encarecimiento atribuido, en parte, a las positivas cifras de empleo en EEUU. De hecho, hasta el jueves pasado, los precios habían mantenido en Nueva York, por tercera semana seguida, una tendencia casi ininterrumpida a la baja, ante los indicios de desaceleración de la de la economía mundial, lo que implicaba una menor demanda de combustible.

Ante el panorama escasamente alentador, la OPEP, en su informe mensual publicado el miércoles, divisaba "oscuros nubarrones en la economía", que amenazan con impactar los mercados con una previsible reducción de la demanda petrolera como consecuencia inmediata.

Dados los crecientes niveles de deuda soberana, los estímulos adicionales de los gobierno parecen haber llegado al límite, se lamentaban los analistas del cartel petrolero, y "en vista de estos retos, los mercados han observado una visible tendencia hacia un sentimiento bajista, con una significante caída de los precios de acciones y materias primas en los últimos días".

También deploraron el escaso crecimiento interanual de la economía en EEUU, de apenas un 1 % en la primera mitad del año. "Esta desaceleración es preocupante, considerando el hecho de que el consumo mensual en EEUU se ha desacelerado desde febrero e incluso ha sido negativo en junio, una tendencia que podría tener un serio impacto sobre el crecimiento global, dado que el consumo privado de EEUU representa un séptima parte del PIB mundial", agregó el informe.

Sobre el suministro de crudo, la producción de los miembros de la OPEP sobrepasó en julio los 30 millones de barriles día (mb/d), el nivel más alto del año y "los mercados se benefician de una entrega suficiente de petróleo", afirmaron los analistas del grupo.

"Sin embargo, oscuros nubarrones sobre la economía ya están impactando la dirección del mercado, y el potencial por un consecuente deterioro de la estabilidad de los mercados requiere una mayor vigilancia y un estrecho seguimiento de la evolución en meses venideros", amonestó el grupo de productores.

El precio de referencia del barril de la OPEP se movió en julio en una horquilla relativamente estrecha, entre los 106,5 y 113,6 dólares, al disminuir en ese mes la volatilidad, que ahora ha vuelto a los mercados.

Medido por meses, la cesta de 12 crudos de la organización arrojó en julio un promedio de 111,62 dólares por barril, una ganancia de 2,58 dólares, un 2,4 % más que en junio.

Pero entre enero y julio de este año el precio medio del barril de la OPEP subió un considerable 42 %, hasta los 107,41 dólares, frente al mismo período de 2010.