Desde el 6% actual

Portugal sube el IVA de la luz y del gas al 23%

La decisión del Gobierno luso de modificar la tasa del IVA que se aplica a la electricidad y el gas para que pase del 65 actual al 23% generó hoy una oleada de protestas por parte de partidos de la oposición, sindicatos, consumidores y empresarios portugueses.

"Asalto", "atentado" y "robo" fueron algunos de los calificativos más duros utilizados por quienes se oponen a este incremento de 17 puntos porcentuales del IVA y que supondrá un aumento en la factura media por ambos conceptos -establecida hasta ahora en 70 euros- de 11 euros mensuales.

Las críticas se dirigieron de forma unánime al nuevo Ejecutivo de Portugal, de signo conservador, al que se acusó de aprobar ajustes y reformas dirigidos a incrementar los ingresos del Estado, mientras demora la adopción de recortes en el gasto público.

El presidente de la patronal lusa, António Saraiva, advirtió en declaraciones recogidas por los medios portugueses de que la modificación en las tasas del IVA que gravan la luz y el gas va a "penalizar la tesorería de las empresas que viven una situación dramática".

"El Gobierno había dejado caer que iba a anunciar un corte en el gasto, algo que una vez más no se vislumbra. Este recorte ya tarda en ser aplicado", insistió.

En esta misma línea, desde la Asociación de Consumidores de Portugal (ACOP) se recordó que estos cambios afectan a "productos esenciales, vitales en el día a día" de los ciudadanos, y que el beneficio generado por esta subida podría proceder, en cambio, de la "reducción de los excesos del Estado".

La asociación para la defensa de los derechos de los consumidores DECO calificó la medida de "atentado contra el bolsillo" de los portugueses, quienes aguantan una presión "que comienza a ser insoportable y puede conllevar situaciones graves desde el punto de vista social".

En el plano político, el principal grupo de la oposición, el Partido Socialista (PS), denunció el "aumento brutal" del IVA y pidió al Gobierno aclaraciones sobre la necesidad de optar por esta decisión.

"Queremos saber el motivo por el que el Gobierno no avanza con los recortes en el gasto tantas veces anunciados y nunca concretados", resaltó el diputado Joao Galamba.

Desde el Partido Comunista, Albano Nunes, miembro del Comité Central, subrayó que esta subida impositiva va a contribuir "al empobrecimiento del país" y convertirá "en un infierno" la vida de los ciudadanos.

En una comparecencia ante la prensa, el ministro portugués de Finanzas, Vítor Gaspar, anunció hoy que el incremento en las tasas del IVA sobre la electricidad y el gas comenzará a hacerse efectivo a partir de octubre.

La modificación impositiva está recogida en el acuerdo firmado por las autoridades lusas en mayo con Bruselas y el Fondo Monetario Internacional a cambio del rescate financiero.

En él se precisa que se deben "reducir las exenciones" y "transferir de categoría bienes y servicios" para que pasen de un impuesto reducido e intermedio a "tasas más elevadas".

Este aumento del IVA puede suponer, según estimaciones realizadas por las entidades internacionales, unos ingresos extra de 410 millones de euros para las arcas del Estado.

Otra de las reformas aprobadas por el Gobierno conservador luso -elegido en las urnas el pasado 5 de junio- que también ha contado con una fuerte contestación social fue el aumento del precio del transporte público, anunciado a finales de julio.