Ajuste de plantilla que afectará a entre 9.000 y 11.000 trabajadores

Eon estudia qué parte del recorte del 14% en su plantilla trasladará a España

El gigante energético alemán Eon se va a apretar el cinturón en los próximos años, tras la decisión del Gobierno de Angela Merkel de renunciar a la energía nuclear y proceder al cierre progresivo de centrales hasta el año 2022. Una medida que llevó ayer al grupo a anunciar un plan para reducir costes en 1.500 millones de euros hasta 2015 mediante desinversiones y con un ajuste de plantilla que afectará a entre 9.000 y 11.000 trabajadores.

Este ajuste, que equivale más o menos al 14% de la plantilla total del grupo, afectará sobre todo a puestos de carácter administrativo, aunque no quedarán excluidos otro tipo de trabajadores. Eon quiere concentrar todo lo que tenga que ver con la dirección y la administración del grupo en Alemania.

En el caso de España, la dirección todavía está analizando qué parte del recorte trasladará a una plantilla que ronda los 1.300 trabajadores. Fuentes de la empresa en Alemania señalaron a CincoDías que todavía "es demasiado pronto para poder dar datos concretos del impacto que tendrá el ajuste en un mercado concreto", como es el español. Los responsables de Eon España no devolvieron la llamada a este diario.

Tras fracasar en su intento por comprar Endesa, Eon controla la antigua Viesgo así como distintas centrales de generación que ha adquirido en los últimos años procedentes, sobre todo, de desinversiones de Endesa y Gas Natural-Fenosa.

El grupo alemán presentó ayer los resultados del segundo trimestre del año que, por primera vez en una década, fueron negativos, con unas pérdidas netas ajustadas de 382 millones. Las causas, el apagón nuclear adoptado por el Ejecutivo alemán y una mayor presión sobres los márgenes en el negocio del gas y en el de la generación eléctrica en Europa.

En la primera mitad del año, el beneficio de la compañía cayó un 71%, hasta los 933 millones. Eon prevé que no volverá a alcanzar las cifras de resultados que logró en 2010 hasta pasado el año 2014. El plan de ajuste también incluirá un recorte del dividendo, que se reduce de 1,3 euros a 1 euro por título.

El impacto del apagón nuclear

En la primera mitad del año, el impacto negativo sobre el beneficio de explotación de Eon que ha tenido la decisión del Gobierno de Angela Merkel de cerrar las centrales nucleares alemanas y elevar el impuesto por el uso de combustible nuclear ha sido de 1.910 millones de euros, según las cuentas del grupo.

En la actualidad, Eon tiene participaciones en una decena de plantas nucleares alemanas que suman un total de 13.696 megavatios. Según los datos facilitados ayer por el grupo, unas 4.500 personas trabajan en la división de energía nuclear de Eon.