La ocupación acelerará su ritmo de caída al 1,2%, según AFI-Agett

Los expertos esperan un nuevo varapalo del empleo en septiembre

Es un secreto a voces. La mayoría de los expertos cree que la campaña de verano no va a servir para cambiar las tornas del mercado laboral y que este empiece una recuperación en toda regla. En contra de estas previsiones, el Gobierno mantiene que el año terminará con una tímida creación neta de empleo del 0,2%.

Tan solo ha transcurrido un mes completo del tercer trimestre del año y los expertos ya auguran que el empleo tampoco va a despegar en este periodo que tradicionalmente es el mejor para la ocupación debido al tirón del verano en el mercado laboral español.

El indicador avanzado del mercado laboral (AML) que elaboran trimestralmente Analistas Financieros (AFI) y la patronal de las grandes empresas de trabajo temporal (Agett) prevé que en el tercer trimestre el empleo vuelva a empeorar con caídas interanuales del 1,2% frente al recorte del 0,9% del segundo trimestre de este año.

Tras el primer semestre parece que, en media anual, la tasa de paro se situará en torno al 21% en 2011, frente al 19,8% que prevé el Gobierno, según el socio de AFI, José Antonio Herce. Este experto explica que "los datos de julio no dejan ver otra posibilidad, pues en agosto se acaba la racha estacional favorable y en los próximos meses se añadirán los ajustes laborales en las Administraciones pública y en el sector financiero que no se pueden retrasar más".

Técnicamente, los autores de este indicador avanzado basan estas malas perspectivas en las peores cifras desestacionalizadas tanto del paro como del empleo en términos de Seguridad Social en julio. Así, una vez se depuran los efectos del calendario, "la serie de afiliación corregida vuelve a mostrar la crudeza y la lentitud de la salida de la crisis", señalan en AFI.

Por tanto, sorprenden los datos de junio y julio con caídas de empleo de 50.000 y 34.000 cotizantes, respectivamente. En ambos casos son recortes muy superiores a los registrados a lo largo de todo 2010 en esta serie, un año que en teoría fue mucho peor que 2011. Y lo mismo ha ocurrido con el número de parados registrados, con subidas desestacionalizadas de 31.300 personas en junio y 29.600 en julio. En ambos casos supone un claro empeoramiento del registro obtenido en estos meses en los peores años de la crisis (2009 y 2010).

Los temporales desplazan a los fijos

Adicionalmente -explican los analistas- existe otro elemento negativo en los últimos datos de empleo y es que los contratos temporales siguen desplazando a los indefinidos que, pese a su incentivación en la reforma laboral de 2010 no han cesado de disminuir desde febrero. "Esto podría augurar malos datos para los próximos meses, a medida que se disipe el efecto de la estacionalidad de estos meses pasados", precisan los autores del indicador AML.

Es más, toda la mejora relativa que se ha observado este año obedece al empleo asalariado temporal. Otros detalles que anticipan un empeoramiento del empleo, según este análisis, es que solo la ocupación en el sector público y de cooperativas muestran creación neta de empleo en comparación con el año pasado.

En esta misma línea el estudio sobre la Proyección de Empleo en España correspondiente al tercer trimestre que elabora Manpower consultando a más de 1.000 directivos, corrobora estas malas perspectivas. Si bien el 79% de los consultados no prevé modificaciones en sus plantillas entre julio y septiembre, el 6% espera contratar nuevos trabajadores y el 13% tiene previsto realizar despidos en sus empresas. Esto arroja una proyección de empleo neta negativa del 7%, que sube al 10% si estas previsiones se desestacionalizan.

Pero no todo son opiniones agoreras. La Encuesta de Coyuntura Laboral que realiza el Ministerio de Trabajo entre 12.000 empresas muestra que los empleadores consultados prevén una modesta creación de empleo del 0,2% en el tercer trimestre gracias al sector servicios que confía en aumentar sus plantillas un 0,5% entre julio y septiembre, lo que compensaría destrucciones de empleo previstas del 0,2% en industria y del 1,8% en construcción.

En este escenario, el Gobierno mantiene que 2011 terminará con una tímida creación de empleo del 0,2%, lo que contrasta con las previsiones de consenso del panel de expertos de Funcas -que recoge los 16 principales servicios de estudios económicos españoles- y que esperan una contracción de la ocupación del 0,6% este año.

Las cifras

0,2% es lo que crecerá el empleo en 2011, según las previsiones del Gobierno.

79% de los empresarios no prevé aumentar la plantilla entre julio y septiembre.

Menos consumo familiar

El servicio de estudios de Catalunya Caixa estimó ayer que la atonía del mercado laboral y el repunte de la inflación, así como la retirada de los estímulos fiscales y monetarios, frenarán el consumo de las familias españolas en 2011, que apenas avanzará un 0,9%, frente al 1,2% de 2010, lastrando así la recuperación. Para llegar a esta conclusión la entidad estima una caída de ocupación del 0,2% frente a un avance del empleo previsto por el Gobierno del 0,2%; y un aumento de cinco décimas de la tasa de paro hasta el 20,6%. El aumento de la inflación, que crecerá un 3,2%, provocará un descenso del 0,3% de la renta disponible en términos reales. Además, las familias se enfrentarán a un escenario de tipos de interés más alcista, con el euríbor cercano al 2,1% frente al 1,3% anterior.