Aumenta su cartera en 59.102 pólizas netas

La venta de un edificio y el negocio típico permiten a Mutua ganar un 165% más

Mutua Madrileña prosigue su carrera. La aseguradora ganó al cierre del pasado junio 106,4 millones de euros, un 164,5% más en comparación con el resultado cosechado un año antes. Sus cuentas se impulsaron en la positiva marcha del negocio típico y en las ganancias logradas con la venta de un edificio. También ayudó que ya no exista el lastre de Sacyr.

La venta de un edificio y el negocio típico permiten a Mutua ganar un 165% más
La venta de un edificio y el negocio típico permiten a Mutua ganar un 165% más

Mutua Madrileña saca partido de su patrimonio. La aseguradora vendió el pasado junio a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) el Edificio Edison, ubicado en la capital de España. El regulador de los mercados concentrará ahí todos sus servicios, actualmente repartidos entre dos sedes. El Estado pagó 71 millones de euros a la compañía, por lo que el grupo que preside Ignacio Garralda ha anotado unas ganancias de 53 millones al traspasar la propiedad del inmueble.

Sin este apunte extraordinario, el resultado individual de la matriz habría crecido un 58%. Destaca la evolución de la cuenta técnica de no vida, que ascendió a 61,8 millones, un 29,7% interanual más. Hasta la firma este año de su alianza con La Caixa -que empezará a contabilizarse a partir del tercer trimestre- la inmensa mayoría del negocio asegurador de Mutua provenía de automóviles.

Pero las cuentas del primer semestre de la aseguradora no solo atestiguan los aciertos, sino la ausencia de errores. Los resultados del pasado año se resintieron particularmente por el lastre que suponía su 5% en Sacyr Vallehermoso. Esta participación generó a cierre junio de 2010 una minusvalía de 59 millones y hundió un 59% las ganancias hasta esa fecha. Harta de lo que el propio Garralda definió como "estrés contable", Mutua deshizo todas sus posiciones en la constructora el pasado diciembre.

La entidad prosigue, entre tanto, su plan estratégico y logra impulsar la captación de nuevos clientes. Entre enero y junio captó 135.381 pólizas, un 11,4% más. Descontadas las salidas de clientes, la compañía arroja un saldo positivo de 59.102 pólizas más en cartera en lo que va de año. Los ingresos totales por primas de vida y no vida también crecieron. Un 5%, hasta 625 millones.

La entidad destacó la evolución del ramo de autos, que incrementó su facturación un 2,4% frente al descenso del 1,7% experimentado por el conjunto del sector. El tirón de las primas ha permitido al grupo ganar 50 puntos básicos de cuota en esta línea de actividad, donde ya controla el 9,9% del mercado.

Ratio de solvencia

El grupo acumula un patrimonio de 3.462 millones de euros. Esto permite que su ratio de solvencia de no vida alcance el 1.978%. Es decir, casi 20 veces más que el mínimo establecido por ley. La entidad destacó este dato dado "el entorno económico actual" y la próxima entrada en vigor de las nuevas exigencias de capital europeas, conocidas como Solvencia II.

La alianza con La Caixa reconfigura el grupo

Poco tendrá que ver la composición de las cuentas presentadas ayer por Mutua con los resultados que dará a conocer a partir de ahora. El pasado 30 de julio, el grupo cerró la adquisición a La Caixa del 50% de su negocio de no vida. Esta operación le supondrá un punto de inflexión.

Históricamente, Mutua ha sido una compañía centrada en un negocio (el seguro de autos) y una región (Madrid). En el sector era un referente por rentabilidad, basada en sus inversiones en inmuebles y valores.

Ahora, se ha convertido a golpe de talonario en la cuarta aseguradora por primas del país. Así, será líder en pólizas de salud y diversifica el origen geográfico de su negocio. También sus canales de venta, virtud del acuerdo de distribución que pone a su disposición las 5.400 oficinas de La Caixa.