Pide a Madrid y Roma que aceleren la consolidación presupuestaria

Trichet urge a España a reducir déficit tras comprar su deuda

Jean-Claude Trichet, presidente del Banco Central Europeo (BCE), recordó ayer a Italia y España la necesidad de que reduzcan su déficit público. Asimismo, confirmó que está comprando deuda de estos países desde el pasado lunes. Fráncfort ve esencial que los Estados aprueben el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF).

El presidente del BCE, Jean-Claude Trichet
El presidente del BCE, Jean-Claude Trichet

Momentos excepcionales exigen decisiones excepcionales. Esa es la actitud que ha adoptado el BCE ante la presente crisis de deuda soberana y así lo admitió su propio presidente ayer en declaraciones a la estación de radio francesa Europe 1. Jean-Claude Trichet dejó claro que ha iniciado la compra de deuda pública al decir que "estamos en el mercado secundario". Pero añadió que se trata de una medida "no convencional".

Este paso del organismo radicado en Fráncfort ha sido muy criticado por alemanes, holandeses y luxemburgueses. Se muestran contrarios a sufragar la irresponsabilidad fiscal de los Gobiernos de la periferia europea y consideran que países como España deben centrarse en los ajustes.

Durante la entrevista, Trichet señaló que se ha pedido "de manera extremadamente clara en los últimos días al Gobierno italiano que acelere la vuelta a una situación presupuestaria normal" y que "se ha solicitado lo mismo al Gobierno español".

A última hora del pasado domingo y tras una reunión de urgencia de tres horas, el BCE anunció que iniciaría la compra de deuda italiana y española. Esta medida se había aplicado a Grecia, Irlanda y Portugal, pero son economías mucho más modestas en cuyas emisiones se han invertido 74.000 millones.

Hasta ahora no ha trascendido qué cantidad de bonos italianos y españoles se ha adquirido, pero diversas fuentes sectoriales estiman que rondaría los 5.000 millones entre ambos países. De estos, 1.500 millones corresponderían a España. El importe exacto debería conocerse el próximo lunes, día en que la autoridad monetaria hace públicas sus compras. El BCE llevaba 18 semanas sin comprar deuda pública de la zona euro.

Trichet también instó a que los parlamentos de los Estados miembros den lo antes posible su visto bueno al Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF). Este instrumento fue constituido por los mandatarios de la UE el 21 de julio y está destinado a apuntalar los bonos de países en vicisitudes. Puede endeudarse hasta los 440.000 millones. Algunos expertos creen que necesitará más dinero, pero Alemania lo rechaza de plano.

Una medida "no convencional" para asegurar la estabilidad

Europa se la juega. Así lo siente Jean-Claude Trichet. El banquero central admitió que se ha iniciado la compra de deuda soberana para "garantizar" la política monetaria del BCE al conjunto de las economías de la zona euro. Con este paso, la institución busca frenar los movimientos especulativos de los mercados de renta fija contra España e Italia.

"Tenemos la responsabilidad ante 332 millones de ciudadanos de garantizar la estabilidad de precios, algo que es extremadamente importante para los más pobres y desfavorecidos", dijo. El banquero tiene claro que la actual crisis, "particularmente desde Lehman Brothers, es la más grave desde la Segunda Guerra Mundial".