El resultado disminuyó un 34% hasta sumar 16 millones

Las tasadoras pierden la mitad de su negocio en cuatro años

Un tercio de las valoraciones fue realizado por las dos firmas líderes

Ventas de casas y financiación hipotecaria son las dos variables fundamentales alrededor de las cuales gira el negocio de las sociedades de tasación. Por ello, y dada la virulencia del ajuste actual, este es uno de los subsectores dentro del mercado inmobiliario que más ha sufrido los efectos de la crisis.

El Banco de España acaba de publicar los resultados que obtuvieron estas compañías en 2010 y el balance es desolador. Desde 2006, momento en el que su volumen de operaciones comenzó a desacelerarse, la actividad de las tasadoras se ha reducido casi a la mitad, tanto en el número de valoraciones realizadas (-46%), como respecto a los importes tasados (-48%).

Suelos urbanos

En 2010 y comparado con el ejercicio anterior, el número de tasaciones realizadas descendió un 8%, mientras el importe de esas valoraciones se desplomó un 21%. La caída en el número de operaciones se concentró en el suelo urbano (-21%) y edificios de uso terciario (-63%) e industriales (-25%). Y, sin embargo, el retroceso se atenuó en los edificios de uso residencial y en las viviendas individuales con contracciones del 11% y el 7%, respectivamente.

Las 55 sociedades de tasación contabilizadas por el Banco de España se mantuvieron activas durante el pasado año. Realizaron 977.100 tasaciones, cuyo valor total ascendió a 450.400 millones de euros. Como solo se produjo una baja, por la fusión por absorción de Innotasa por Arco Valoraciones y el alta de dos nuevas entidades, (Instituto de Valoraciones y Aesval), la elevada y tradicional concentración del sector se mantuvo un año más.

Así, un tercio del número de tasaciones y del importe calculado fue realizado por las dos firmas más grandes, siendo ejecutado el 53% de la actividad por las cinco mayores. Las 15 entidades de tamaño intermedio realizaron el 38% de las valoraciones y el 39% del importe; y las 35 sociedades más pequeñas representaron el 8% del valor total y elaboraron el 9% de las tasaciones.

Los ingresos del ejercicio ascendieron a 324,9 millones de euros, un 14,1% menos que un año antes, mientras que los gastos disminuyeron a un ritmo menor, del 10,2%. Esta circunstancia desembocó en un resultado de 16,1 millones, un 34,2% inferior al obtenido en 2009.

En cuanto a las tipologías de los bienes tasados, también en este apartado se pueden apreciar los efectos del crac inmobiliario.

Más pequeños y baratos

El Banco de España destaca que el valor medio de las viviendas tasadas situadas en edificios descendió un 5%, hasta situarse en los 198.700 euros. Se trata de casas cada vez más pequeñas, con una superficie media de 99,9 metros cuadrados, 2,3 metros menos que un año antes. Esta clase de inmuebles es la que más pesa en la actividad de las tasadoras, representa el 71% de todas las tasaciones y el 62% del importe total.

Por su parte, el valor medio de las viviendas unifamiliares ascendió a 305.500 euros, lo que representa un retroceso del 5,2% respecto al contabilizado en 2009.

El préstamo medio otorgado por las entidades de crédito para adquisición de vivienda por parte de particulares registró en 2010 un descenso por tercer año consecutivo, si bien el ritmo reflejado por los datos del INE (0,7%) fue bastante menor al contabilizado por el Banco de España (3%).

Hacia la prestación de nuevos servicios online

Cuando es necesario comprar o vender una propiedad es fundamental conocer su valor a través de una opinión objetiva y fundamentada. Saber cuánto vale un inmueble no solo es crucial para solicitar un préstamo a una entidad financiera (a partir del cual se fijará la garantía hipotecaria), sino para que los potenciales compradores y vendedores tengan una información profesional e independiente, con un rango de valor adecuado a la operación a realizar. Es ahí donde se enmarca la labor que realizan las tasadoras y conscientes de que los volúmenes de operaciones de principios de la década anterior no van a volver, son ya muchas las entidades que miran a internet como un mercado alternativo

Todas las grandes tasadoras han puesto en marcha servicios de valoración de inmuebles en la red a precios low cost. Y es que mientras una tasación promedio cuesta unos 304 euros, según las últimas cifras del Banco de España, en internet es posible obtener una en pocos minutos por menos de 10 euros. No tiene el mismo rango, a efectos de la entidad financiera que conceda la hipoteca por ejemplo, que el estudio que elabora el tasador cuando visita la casa, pero permite conocer casi al instante si el precio que pensaba pedir por su piso es o no realista.