Establecerá un techo de gasto para las comunidades autónomas

Rajoy rebajará cinco puntos el impuesto de sociedades a las pymes

El presidente del PP, Mariano Rajoy, presentó ayer las que serán las primeras decisiones que adopte en materia económica si gana las elecciones. Entre ellas destaca la rebaja de cinco puntos porcentuales en el tipo del impuesto de sociedades a las pymes, así como una modificación normativa que permita establecer un techo de gasto a las comunidades autónomas.

Rajoy rebajará cinco puntos el impuesto de sociedades a las pymes
Rajoy rebajará cinco puntos el impuesto de sociedades a las pymes

El presidente del PP, Mariano Rajoy, anunció ayer que si su partido gana las elecciones del 20 de noviembre reducirá el impuesto de sociedades en cinco puntos para las pequeñas y medianas empresas. Será una de las medidas del "plan de choque" que aplicará "con el objetivo de crecer y crear empleo en los próximos cuatro años".

Rajoy está convencido de que sin las pymes, "la salida de la crisis sería muy difícil", por lo que tiene previsto impulsar una Ley de Emprendedores que, ayude a crear empleo y que, además de "su parte fiscal", irá acompañada de una "importante simplificación administrativa de reducción de cargas burocráticas". Al mismo tiempo, para facilitar el establecimiento y la expansión de las empresas, impulsará la "unidad de mercado".

En una entrevista concedida a Europa Press, el líder de los populares anunció que otra de sus prioridades es asegurar el objetivo de déficit cero, de forma que el Estado no gaste más de lo que ingresa. Para ello, modificará la Ley de Estabilidad Presupuestaria con el objetivo de establecer un techo de gasto para las comunidades autónomas "que no podrán sobrepasar". Finalmente, para que "los ciudadanos tengan un conocimiento absoluto de en qué se gasta su dinero, los contratos que se firman o cuáles son los procedimientos de adjudicación" creará una Ley de Transparencia de las Administraciones Públicas. A estas tres medidas inmediatas, Rajoy añadió la necesidad de "trabajar a fondo" para acelerar la reestructuración del sistema financiero. En materia de empleo, apostó por realizar una reforma del mercado que "flexibilice las relaciones laborales, fomente la contratación indefinida y fije una indemnización razonable", lo cual implica un abaratamiento del despido. Además, apostó por fomentar los convenios de empresa sobre los sectoriales.

También, dejó clara su intención de mantener el salario mínimo interprofesional, al tiempo que vinculó las posibles subidas de las retribuciones de los funcionarios al crecimiento económico y la creación de empleo. Rajoy se refirió a la importancia de establecer una política energética que tenga en cuenta los costes de la energía, aunque reconoció que a día de hoy ve "difícil" bajar las tarifas eléctricas. Pese a todo, marcó como objetivo reducir su coste y frenar la escalada del déficit tarifario.

El sector de la construcción también es un pilar clave para la economía nacional, aunque no desveló cuál será su política en esta materia, sí pidió al sector bancario que saque al mercado las viviendas a un precio razonable al que se puedan vender.

Reducir el déficit sin tocar el gasto social

El presidente de los populares, Mariano Rajoy, anunció que si gana las elecciones cumplirá con el objetivo del déficit "sin subir ningún impuesto" y sin tocar el Estado del Bienestar. Adelantó que presentará ante las Cortes un Presupuesto antes de marzo de 2012 para que pueda votarse "con la mayor brevedad posible para que España vuelva a ser un país fiable".

Según Rajoy, este Presupuesto deberá cumplir con el compromiso del déficit cero para 2014 adquirido con la Unión Europea, pero sin subir los impuestos y sin recortar gastos sociales como los de educación, pensiones o salud. Para lograrlo, impulsará una reducción del "gasto corriente y el gasto superfluo", eliminará "un sinfín" de organismos públicos "sin utilidad" y las duplicidades que persisten entre las Administraciones. Asimismo, se comprometió a elaborar una oferta de empleo público "bien estudiada" para tener un Estado "fuerte, pero que no sea inmensamente costoso". Este ajuste del gasto no será suficiente para alcanzar el objetivo del déficit, por lo que Rajoy lo "combinará" con el aumento de ingresos que espera obtener con la nueva política, ya que "el crecimiento y la creación de empleo servirán para reducir el déficit". Estas medidas contribuirán a "dar la vuelta a la situación y generar confianza en un periodo de tiempo razonable".