Media sesión

Wall Street amortigua el desplome

La Bolsa de Nueva York cierra la semana frenando la sangría de la jornada del jueves, pero con una buena dosis de incertidumbre. El industrial Dow Jones consigue escalar un 0,54%, mientras que el S&P cierra plano y el Nasdaq pierde un 0,94%.

Tras la jornada de ayer, saldada con pérdidas que no se recordaban desde febrero de 2009, cualquier pequeña ganancia o incluso cualquier pequeño retroceso en la jornada de hoy hubiera sido una buena noticia. Pocos esperaban un importante rebote en el día de hoy, y los mercados han confirmado las bajas expectativas. Sólo el Dow Jones ha conseguido poner fin a la semana en verde, ganando un un 0,54% (11.444 puntos), mientras que el S&P 500 cierra plano después de debatirse durante toda la sesión entre los números verdes y rojos. Finalmente, cierra con una pérdida mínima del 0,06% (1.199 enteros). El que sigue perdiendo es el tecnológico Nasdaq, que se deján un 0,94% (2.532 puntos).

La jornada empezó bien, con un leve avance en respuesta a las graves pérdidas del día de ayer. Tras unos 30 minutos en los que Wall Street parecía rebotar y en los que los operadores aprovechaban el desplome de ayer -con caídas generalizadas por encima del 4%- para recuperar posiciones, los tres principales índices de la bolsa neoyorquina volvían a las pérdidas, cayendo por encima del 2%. Sin embargo, conseguían remontar en el último tramo de la sesión, pero sólo el Dow Jones ha sido capaz de conservar las ganancias en el cierre.

Una semana muy negativa para las bolsas estadounidenses. El Dow Jones se ha dejado en estos cinco días un 5,75%, su peor semana desde marzo de 2009 mientras que el S&P 500 ha perdido más un 7%, sus peores cinco días desde noviembre de 2008. El Nasdaq ha sido el que peor ha cerrado con un 8,13% de pérdidas.

DOW JONES 25.883,25 1,74%

Sólo el anuncio de una posible intervención del BCE en la compra de bonos soberanos de Italia y España ha conseguido frenar la caída en picado de la bolsa neoyorquina. Según fuentes del banco central, la compra de bonos en italianos en el mercado secundario de deuda está condicionada a la aplicación de nuevas reformas y ajustes por parte del primer ministro italiano Silvio Berlusconi.

La publicación de las cifras de desempleo antes del inicio de la sesión no fue suficiente olvidar el temor sobre la ralentización de la economía de EE UU. Un temor bien fundado por los acontecimientos de la semana, incluído el plan de recortes bipartidista aprobado para la elevación del techo de deuda del gobierno del país y las idas y venidas en Europa a cuenta de la deuda soberana.

El paro descendió hasta el 9,1% en el mes de julio en EE UU. Se trata de un dato mucho mejor del esperado por los analistas, con la creación de 117.000 nuevos puestos de trabajo en la economía estadounidense según el Departamento de Trabajo. El entusiasmo por la noticia tiene justificación, prácticamente triplica la cifra de creación de empleo del mes anterior, aunque los mercados prefieren no fiarse.

Antes de la apertura de Wall Street, en Europa también se dejaba sentir un cierto cambio de tendencia después del fuerte resbalón de ayer. Tras el inicio de sesión al otro lado del Atlántico, en las plazas del viejo contienente había disparidad de resultados, sin embargo una hora y media después, se generalizaron las pérdidas en todas bolsas europeas. Al cierre, todas se encontraban en números rojos, destacan Milán, Frácfort y París con retrocesos alrededor del 2,70%. El Ibex 35, después de avanzar en positivo casi toda la jornada, se dejó finalmente un 0,18%.

Empresas

La publicación de resultados empresariales queda hoy en un segundo plano de importancia. Sin embargo, ya se conocen lo de algunas compañías, como el gigante Procter & Gamble. El fabricante estadounidense anunció un beneficio neto de 8.338 millones de euros, un 7,4% menos que en el mismo periodo de hace un año.

También la red social de negocios LinkedIn presentó su balance trimestral tras la apertura de Wall Street. Gracias al aumento de su tráfico de usuarios se apunta un beneficio de 6,59 millones de dólares en el primer semestre, un 8% más que en el mismo periodo del año pasado.

Viacom también ha hecho público su balance de su tercer trimestre fiscal, en el que ha ganado un 36,6% más, hasta los hasta los 404,7 millones de euros.