Acumula un descenso real del 22% desde 2007

El precio de la vivienda acelera su ritmo de caídas, según el Banco de España

El precio de la vivienda continuó bajando en el segundo trimestre del año, incluso de forma más acusada que en el primero, tras registrar un caída interanual del 5,2% entre abril y junio, según el Banco de España, que cifra la caída real acumulada desde 2007 en el 22%.

El mercado inmobiliario español siguió acusando en el segundo trimestre del año la práctica paralización del sector. Pero aún más si cabe por los efectos del fin de la desgravación fiscal para las rentas superiores a 24.100 euros, que sobrevinieron de golpe una vez se agotaron los coletazos del adelanto de las compras a finales de 2010, y los problemas para acceder a la financiación.

Las viviendas se acumulan sin vender y los precios bajan con más intensidad que en meses anteriores, en un intento de los propietarios por animar la actividad.

El último boletín económico del Banco de España señala que la compraventa de inmuebles registró un "significativo descenso" en comparación con el mismo periodo del año anterior. Un parón que, en su opinión, puede estar relacionado por el efecto fiscal de la subida del IVA en julio de 2010, que adelantó las compras de vivienda nueva para evitar el alza del impuesto que las grava.

De este modo, los precios no solo continuaron su tendencia bajista, sino que incluso la aceleraron al caer un 5,2% entre abril y junio, frente al 4,7% al cierre de marzo, como consecuencia del elevado stock y también del aumento de los de los costes de la financiación hipotecaria.

Así, el supervisor asegura que la caída acumulada desde finales de 2007 se aproxima al 17%, lo que representa un 22% en términos reales.

El Banco de España explica que el acceso a la financiación para la compra de vivienda experimentó un endurecimiento adicional, debido a que las tensiones en los mercados financieros se tradujeron en un incremento de los tipos de interés aplicados a los préstamos concedidos a empresas y hogares, "prolongando la trayectoria ascendente que se había iniciado a principios de 2011". No obstante, señala que los criterios de concesión no experimentaron cambios significativos.

De acuerdo con la Encuesta de Préstamos Bancarios (EPB) de julio, el deterioro de las perspectivas relativas al mercado inmobiliario y de la confianza de los consumidores seguirá reduciendo la demanda de crédito para adquisición de vivienda en los próximos meses.