A partir de 2012

EE UU concede permiso a Shell para operar en Alaska

La petrolera anglo-holandesa Royal Dutch Shell recibió hoy la aprobación para iniciar su exploración aguas afuera en el mar de Beaufort, en Alaska, en el verano de 2012 (junio-septiembre), por parte de la Oficina de Gestión y Regulación de Energía Oceánica (BOEMRE, por sus siglas en inglés) de EE UU.

La BOEMRE indicó que había otorgado el visto bueno a Shell tras examinar su Estudio de Impacto Medioambiental, que exige a los operadores demostrar que son capaces de controlar una potencial explosión y derrame de crudo.

"Basamos nuestras decisiones acerca de la exploración energética en el Ártico según la mejor información científica disponible", afirmó Michael R. Bromwich, director de la agencia federal, en un comunicado.

"Revisaremos de cerca y vigilaremos las actividades de Shell para asegurar que sus operaciones sean llevadas a cabo de un modo seguro y responsable desde el punto de vista medioambiental", agregó Bromwich.

La compañía, que estaba en espera desde que compró las licencias para operar en aguas afuera frente a la costa norte de Alaska en 2005 y 2007, ya ha invertido en el proyecto más de 3.500 millones de dólares.