5d verano

Diseño y souvenir van de la mano

Nuevas firmas buscan acabar con los tópicos y usar otros valores e iconos de referencia.

El mundo de los souvenirs atrae a los turistas conforme van recorriendo los lugares que visitan. Desde Nueva York a Armenia, pasando por Madrid. Basta con pasearse por los lugares más emblemáticos para comprobar que las tiendas de recuerdos son un reclamo para los transeúntes.

Sin embargo, algo está cambiando. En un mundo global como el que vivimos, los tópicos de cada país son de sobra conocidos, al igual que sus objetos característicos. Para conseguir despertar la atención de un turista al que ya pocas cosas le sorprenden, algunos, como Mad in Spain y Osborne, que han comenzado este año su andadura, han visto en el diseño el arma perfecta para la supervivencia del negocio de los regalos de viajes.

Kukuxumusu fue una de las primeras empresas en percatarse de este fenómeno y, dos décadas después de su salida al mercado, el éxito cosechado traspasa nuestras fronteras.

Siguiendo esta tendencia, la marca Mad in Spain también ha querido huir de la típica figura del toro y la flamenca que durante un periodo invadió la decoración de las casas nacionales. Con la colaboración de Javier Mariscal han sacado este año una amplia gama de productos que, tal y como reza su lema, Typically different, "intentan huir de los tópicos que impregnan nuestra cultura". Para la creación de la empresa sus propietarios tomaron como fuente de inspiración el libro Vaya país, en el que 18 corresponsales extranjeros dan su visión de la sociedad española. Los testimonios de los periodistas sirvieron para contradecir algunos de los clichés que circulan sobre España.

El retrato que pretenden divulgar se centra en valores como "el arte, el disfrute de la vida, el humor, la diversión o la creatividad", todo ello combinado con el diseño. Fiel reflejo de ello es el toro Moo!, la figura obra de Mariscal y presente en la mayoría de sus artículos. Sin embargo, son sus bolsas el producto más demandado. En el primer semestre de 2011 han vendido más de 8.000 unidades a un precio que oscila entre los 11 y 15 euros.

Osborne se ha sumado a esta corriente y el pasado junio abrió su primer establecimiento Toro en régimen de franquicia. Hasta el momento solo contaba con tienda online.

España, 1; China, 0

Made in China. Eso es lo que pone en gran parte de los souvenirs que se comercializan en España. El hecho resulta bastante paradójico, pues lo que se pretende es divulgar la imagen de España por medio de un objeto fabricado en Asia. Ante esto, algunos, como la empresa Empremtes de Catalunya (Huellas de Cataluña), deciden apostar por la artesanía. La iniciativa, defendida por la Generalitat, se basa en el concepto de que los turistas compran el toro o cualquier otra figura para hacerse con un pedazo del lugar que han visitado. Con esta propuesta se refuerza algo que parece olvidado: la identidad local. El objeto aquí es lo de menos, lo importante es su elaboración.