Final de la sesión

Wall Street se desploma en su peor jornada desde febrero de 2009

Las dudas sobre la fortaleza de la recuperación económica en EE UU hunden la Bolsa de Nueva York. Las caídas se han acentuado en los tres selectivos: el Dow Jones se deja un 4,31%, la mayor caída en dos años y medio, al igual que el S&P 500 que se derrumba otro 4,78%. El Nasdaq sufre su peor día desde finales de 2008 con un retroceso superior al 5%.

El respiro que se tomaron ayer los parqués neoyorquinos han tenido hoy una dura respuesta. Los tres selectivos han cerrado la jornada con pérdidas que no se registraban desde hacía dos años y medio y que no hacen sino agrandar la herida abierta en la economía estadounidense. El selectivo Dow Jones, índice de referencia, ha perdido un 4,31% (11,383 puntos), el S&P 500 un 4,78% (1.200 enteros) y el tecnológico Nasdaq nada menos que un 5,08% (2.556 puntos). Una sesión negra, que no se daba desde el 10 de febrero de 2009.

Los malos vientos procedentes de Europa, junto al temor a una recesión económica en la hasta ahora principal potencia mundial atenazan a los índices estadounidenses, que continúan en caída libre. Y es que los mercados tampoco reciben demasiados estímulos, como demuestran los últimos datos macro o los datos de empleo.

Tras abrir ya en rojo, las pérdidas se hacían cada vez más importantes al avanzar la jornada, llegando al 2% en la media sesión y hundiéndose hasta más el 4% al final de la misma. Especialmente reseñable es el hundimiento del Nasdaq, que no sufría tanto desde finales de 2008.

DOW JONES 35.754,75 0,10%
NASDAQ 100 16.394,34 0,42%
S&P 500 4.701,21 0,31%

La recta final del día coincidía con el anuncio de la Casa Blanca, en el que ha negado que su secretario del Tesoro, Timothy Geithner, vaya abandonar su cargo al frente del equipo económico de Obama. Además, el Pentágono valoraba los recortes aprobados por el Congreso para la reducción del déficit como "peligrosos" y que entreñan un "verdadero daño" a la seguridad nacional".

Fuertes caídas del petróleo

El petróleo Texas se ha derrumbado en el día de hoy un 5,76%, cerrando en 86,63 dólares el barril. No perdía la cota de los 90 dólares desde febrero. El Brent también ha vivido un importante retroceso: un 5,28%, cerrando en 107,25 dólares el barril, marcado por la preocupación de la deuda estadounidense y la situación en Siria.

El oro tampoco se ha librado, bajando hoy a 1.659 dólares la onza por la recogida de beneficios tras haber tocado un récord intradía de 1.684,9 dólares, con lo que interrumpió la racha alcista que le llevó a cerrar en máximos históricos en las dos últimas sesiones, informa EFE.

A uno y otro lado del Atlántico reina la incertidumbre

La jornada ha sido especialmente dramática a un lado y otro del charco. Como en Europa, en EE UU tampoco se fían y a las dudas sobre la crisis de deuda europea se le suma los malos augurios sobre el crecimiento del país. La semana ha estado marcada por la publicación de índices macro que revelan indicios contradictorios acerca de la capacidad de recuperación de su economía, lo cual inquieta a los mercados.

El empleo dio dos pequeñas alegrías consecutivas. Ayer se anunció la creación de 114.000 puestos de trabajo en el sector privado durante el mes de Julio en EE UU. Y hoy, se conocía que las peticiones de desempleo semanales cayeron ligeramente respecto a las previsiones de los expertos, quedándose en las 400.000, un descenso que no es suficiente para relajar las dudas de los operadores.

No obstante, en lo negativo, los índices ISM del sector manufacturero y de servicios disminuyeron respecto al mes anterior, se quedaron por debajo de las previsiones y demasiado cerca de los 50 puntos, un límite que de ser superado a la baja revela la contracción de la economía y el fantasma de la recesión.

Empresas

En la jornada de hoy continúa la presentación de los balances trimestrales de las empresas norteamericanas. La más relevante del día ha sido la del gigante alimentario Kraft, que presentó un beneficio neto de 1.775 millones de dólares en el primer trimestre de 2011, el 37,2% menos que en la misma fecha de 2010. Además anunció que se dividirá en dos compañías independientes. Esta decisión ha sido aplaudida por los inversores y en estos momentos se apunta un avance del 2,13%.

La automovilística General Motors anunciaba esta mañana un aumento del 144,9% en sus beneficios en la primera mitad del año. La compañía publicó un benficio semestral de 5.387 millones de dólares, tras lograr 2.524 millones de dólares de ganancias en el segundo trimestre.

Otra automovilística, Visteon, ha presentando también hoy su balance. El fabricante estadounidense de componentes para vehículos cerró el primer semestre del año con unas ganancias de 65 millones de dólares, lo que supone más del doble de las cifras obtenidas en el mismo periodo de 2010.