Con "efectos inmediatos"

El grupo Thomas Cook destituye a su consejero delegado

El grupo turístico británico Thomas Cook destituyó ayer con "efectos inmediatos" a su consejero delegado, Manny Fontenla-Novoa, que será sustituido de manera provisional por el presidente del negocio de la compañía en Europa y viceconsejero delegado de la empresa, San Weihagen, hasta que encuentren "sucesor permanente".

El anuncio de la compañía se produce tras publicar pérdidas en los nueve primeros meses de su ejercicio fiscal, después de que el grupo haya lanzado en los últimos doce meses un total de tres advertencias de resultados y de que sus títulos hayan perdido dos tercios de su valor en Bolsa desde enero.

Fontenla-Novoa, por su parte, declaró sentirse "orgulloso" de haber formado parte del grupo turístico y mostró su confianza en la gestión de Sam Weihagen hasta que se nombre al nuevo consejero delegado definitivo. El ejecutivo se unió a la compañía en 1996 tras la compra de Sun World y fue nombrado consejero delegado tras la fusión con Mytravel en junio de 2007.

El grupo informó ayer de unas pérdidas operativas de 253 millones de euros, un 17,2% menos, en los nueve primeros meses de su ejercicio fiscal. En su tercer trimestre fiscal, Thomas Cook registró unos números rojos operativos de 26,2 millones de euros, tres veces menos que en el mismo periodo del ejercicio anterior.