La financiación a las empresas se redujo un 0,6% en tasa interanual

La deuda de las familias sufre en junio su caída más fuerte en 15 años

La deuda de las familias sumó en junio su sexto mes consecutivo de corrección, acelerando su ritmo de caída hasta alcanzar el -1,9%, el dato más elevado de la serie histórica. Por su parte, el endeudamiento de las empresas cayó a su nivel más bajo en dos años, según los resultados publicados por el Banco de España.

Las empresas y familias españolas mantienen siguen decantándose por reducir su endeudamiento, tal y como demuestran las caídas del consumo y la inversión, así como por las dificultades para acceder a nuevo crédito. De hecho, en el mes de junio el ritmo de reducción de la deuda se aceleró notablemente, situando algunos indicadores en máximos históricos. La deuda de los hogares se redujo un 1,9% en tasa interanual, hasta los 886.963 millones de euros, frente al 1% que se contrajo en mayo, con lo que se convirtió en la caída más acusada desde que comenzara la serie histórica hace 16 años.

Esta reducción se debió principalmente a la caída en los préstamos al consumo, que suma once meses consecutivos de corrección y se situó en los 212.531 millones de euros, un 4,3% menos que en el mismo mes de 2010.

Por su parte, la financiación para compra de vivienda (que constituye el 75,7% de la deuda de las familias) sufrió un importante parón en junio en el que se redujo un 1,1% hasta los 671.042 millones, frente a la caída del 0,2% de mayo.

Al mismo tiempo, las empresas residentes en España también redujeron su nivel de deuda en junio en tasa interanual un 0,6%, hasta situarla en los 1,2 billones de euros.

Leve repunte

Aunque los resultados interanuales cosechados en junio dibujan grandes caídas, en junio se produjo un pequeño repunte de la deuda de las familias con respecto al mes anterior. En concreto, la financiación aumentó en 1.069 millones de euros, un 0,12% más que en mayo. Esta subida se produjo por el aumento del crédito destinado al consumo, que se elevó un 2,4%, desde los 207.570 millones de euros de mayo hasta los 212.531 millones de junio. Este hecho tiene una explicación estacional, ya que todos los años, en el mes de junio, se eleva la deuda de las familias en comparación con mayo. Así, en junio de 2010 el repunte de la deuda alcanzó los 227.379 millones de euros, un 4% más.

Por su parte, el crédito hipotecario sigue desplomándose mes a mes debido al parón que persiste en la compra de vivienda. Así, el volumen de préstamos con garantía hipotecaria sufrió en junio un retroceso mensual del 0,6%, tres décimas por encima del descenso de mayo. De este modo, la deuda de los hogares por adquisición de vivienda se situó en su nivel más bajo desde julio de 2008.

Las empresas que operan en España también redujeron en junio su nivel de endeudamiento respecto al mes anterior. En concreto, la reducción de la deuda ascendió a 2.500 millones, un 0,2% menos que en mayo. Este es el dato más bajo desde septiembre de 2008.

Esta contracción se produjo principalmente por la reducción de préstamos titulizados fuera de balance, que se redujeron en junio un 2,7% en comparación con el mismo mes de 2010 hasta los 870.711 millones. De esta forma, los préstamos titulizados fuera de balance sumaron su segundo año consecutivo de descenso hasta situarse en los niveles anteriores a la crisis.

Estas cifras constatan como los empresarios están destinando sus excedentes a sanear su situación financiera ante las dificultades que persisten para acceder al crédito. Según las Cámaras de Comercio, el 35,8% de las compañías cree que los problemas para acceder a la financiación limitaron su nivel de actividad en el segundo trimestre del año. Esta situación fue más grave en el caso de las pymes, ya que 114.000 no lograron financiación de abril a junio y 893.000 tuvieron serios problemas.

El crédito extranjero, en máximos históricos

El crédito sigue cerrado en España, por lo que las empresas y familias se han visto obligadas a acudir a fuentes de financiación internacionales para cubrir una parte de su demanda. Esto provocó que los préstamos del exterior a las familias marcasen un máximo histórico en junio, con 3.389 millones de euros. La subida en el último año alcanzó el 6,6% en junio, siete décimas porcentuales por encima del crecimiento de mayo, lo que también supone el mayor crecimiento interanual registrado por el Banco de España. Aunque en comparación con la deuda total de las familias, la exterior apenas supone el 0,3%, este porcentaje aumenta mes a mes.

Al mismo tiempo, los préstamos del exterior a empresas residentes en España aumentaron en junio un 3,9% en tasa interanual. En total, la deuda de las sociedades no financieras con el extranjero se sitúa en 352.759 millones de euros, frente a los 351.812 millones de mayo, lo que significa un avance del 0,27%.

El dato de junio, sin embargo, no superó el máximo histórico, que se alcanzó en febrero de este año, con 355.170 millones. Desde entonces, el montante de los préstamos del exterior a empresas españolas se ha mantenido estable, con pequeños repuntes en abril y junio. Al contrario que lo que ocurre en el caso de las familias, los préstamos extranjeros a empresas españolas significan el 27,3% del total de su deuda.

Hipotecas

El descenso en la compra de casas provocó que la deuda hipotecaria de las familias se redujese en junio un 1,1% anual hasta sumar 671.042 millones, su nivel más bajo desde julio de 2008. Pese a esta contracción, las hipotecas continúan significando el 75% de la deuda de los hogares.