La caída de las ventas de julio reduce las previsiones a 830.000 vehículos

El sector del automóvil califica 2011 como el peor año en dos décadas

Julio es el primer mes del año cuyas cifras de ventas de turismos y todoterrenos se comparan con un mes que no contó ya con el apoyo del Plan 2000E. A pesar de que el final de las ayudas supuso un derrumbe en julio de 2010 del 25%, este mes las matriculaciones han caído otro 4%.

La industria del automóvil se rinde al pesimismo y ayer modificó a la baja, unas previsiones de ventas en España para este año ya de por sí deprimidas. Los datos del pasado julio fueron el detonante al mostrar el estado real del mercado, pues se compara con julio de 2010, el primer mes de aquel año cuyas ventas no estuvieron sustentadas con las ayudas del Plan 2000E. Aun así, el pasado mes de julio se produjo un descenso del 4%, lo que supone la decimotercera caída consecutiva. Ante esta situación, el sector teme que 2011 sea el peor año de los últimos 18, con solo 830.000 matriculaciones.

Julio cerró con un registro de 78.913, una cifra que lleva a un acumulado para los siete primeros meses del año de 521.130 unidades, un 24,1% menos respecto al mismo periodo del pasado año. La moderada caída del 4% en julio (comparada con los meses anteriores y la media acumulada) supone, en realidad, un "espejismo estadístico" como lo califican los fabricantes, por el efecto Plan 2000E. De hecho, en julio de 2010 ya se produjo una caída del mercado del 24,07%, con 82.169 unidades, a pesar de que el séptimo mes del año, tradicionalmente el mejor de cada ciclo anual, ha llegado a matricular como récord 177.375 unidades en 2004.

Los fabricantes son pesimistas sobre una recuperación en esta segunda mitad, como se preveía a principios de año, y el tono es el mismo para 2012. El "espejismo estadístico" de julio "no nos puede apartar de la realidad de que las ventas están en unos niveles "muy pobres" para el potencial del mercado español", según Luis Valero, director general de la patronal de fabricantes (Anfac).

El presidente de la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor (Ganvam), Juan Antonio Sánchez Torres, indicó que la difícil situación por la que atraviesa el sector del automóvil ha generado que las previsiones de matriculaciones para el cierre del ejercicio se reduzcan hasta un volumen de 830.000 unidades, lo que supondrá un descenso de más del 15% frente a los datos de 2010.

Germán López Madrid, presidente de la patronal de los importadores (Aniacam), hizo hincapié en que la confianza del consumidor ha seguido deteriorándose por una tasa de desempleo que supera el 21 % y una inflación que es superior al 3%.

La cifra

4% es la caída de ventas del pasado julio, una cifra que implica una distorsión, pues es el primer mes que se compara con el fin del Plan 2000E.

Seat continúa el primero, a pesar de descender sus ventas

Seat cerró julio como líder del mercado español de turismos y vehículos todoterreno, con 8.130 unidades matriculadas, aunque supone una caída para la firma del 7,8% en relación al mes de julio de 2010, en el que también fue líder.

Con el resultado de julio, Seat se consolida en ranking del acumulado anual, ya que suma 48.505 unidades y una caída del 24,6%, seguida en este periodo de cerca por Volkswagen, con 46.935 matriculaciones (-23,1%), mientras que en la tercera posición en el acumulado enero-julio se sitúa Ford, con 41.551 unidades y una caída del 25,6 %.

En julio, tras Seat se ha situado la marca francesa Peugeot, con 7.413 unidades y un crecimiento del 6,1%, lo que destaca en una tabla dominada por los valores negativos. La tercera marca en el ranking mensual se situó el grupo Volkswagen.