Karsten Langer | Presidente de European Private Equity and Venture Capital Association (EVCA)

"La directiva de capital riesgo aumentará los costes"

Langer, que preside la patronal europea de capital riesgo desde el 15 de junio, afirma que el desarrollo reglamentario de la directiva traerá más costes.

El presidente de EVCA, que también es socio de la firma internacional Riverside, resalta que "los fondos de capital riesgo no plantean ningún riesgo financiero sistémico". Sobre la nueva directiva que regula al sector, confiesa que "podría convertirse en una carga muy pesada para los fondos más pequeños".

¿La directiva cumple las peticiones del sector?

Muchos de nuestros miembros la apoyan. Es un testimonio de todas las mejoras que consiguió introducir nuestro sector durante el proceso político. Es cierto que el reglamento traerá consigo un aumento de los costes y exigirá requisitos adicionales de divulgación, pero también se ha convertido en un signo de la madurez de nuestro sector. Entre los beneficios que aporta destacan el pasaporte de marketing a escala europea que permite a las gestoras captar recursos y operar libremente en todos los Estados de la UE.

¿Es el asunto del endeudamiento de los fondos la cuestión a debatir?

El objetivo de la directiva es hacer frente a los riesgos financieros sistémicos. Dado que los fondos de capital riesgo no se endeudan al nivel del fondo, no plantean ningún riesgo financiero sistémico. Esto significa que conforme a la directiva, las gestoras de capital riesgo aún pueden usar deuda cuando lo consideren apropiado y garantizarla mediante algunos de los activos de las empresas en las que invierten. Esto es crucial, ya que a muchas empresas de tamaño medio, especialmente en la situación actual del mercado, les resultaría muy difícil pedir dinero prestado para el crecimiento sin el apoyo y la inversión de un fondo de capital riesgo.

¿Qué pasará con los fondos que no cumplan los requisitos?

Los inversores conmenos de 500millones de euros gestionados no están obligados a cumplir la directiva. Pero esta salvedad causa dos problemas. Los fondos más pequeños pueden optar por adoptar la directiva específicamente para obtener el pasaporte europeo que les permita captar recursos fuera de su propio país. Sin embargo, si lo hacen, entonces deben cumplir todos los requisitos de la directiva, lo que podría convertirse en una carga muy pesada para los fondos más pequeños. En segundo lugar, incluso si una gestora solo tiene la intención de captar capital en su propio país, se supone que las principales firmas inversoras solo invertirán en aquellas entidades que cumplan íntegramente la legislación vigente. Como los fondos más pequeños invierten principalmente en pymes, podría darse el caso de que al final llegue menos capital para la innovación y el crecimiento europeos.

¿La adaptación a la norma tiene costes para los fondos?

Cada gestora de fondos actúa con costes diferentes. Habrá costes adicionales, sobre todo en el pago a depositarios. También habrá requisitos de adecuación de capital. En nombre de mi empresa, Riverside, si bien es cierto que no nos agrada que aumenten los costes, también estamos seguros de que no afectarán a nuestra capacidad de generar rentabilidad para nuestros inversores.

¿Qué ventajas aporta el obtener un pasaporte europeo?

Es el primer paso para la creación de un mercado único europeo para el sector. Reduce la complejidad y los costes asociados con la obtención de capital en las distintas jurisdicciones de la UE. Es de vital importancia que las pequeñas gestoras de fondos que quedan por debajo de las exigencias de la directiva también tengan la oportunidad de beneficiarse de este pasaporte.