Para proyectar 'certidumbre'

Zapatero adelanta elecciones al 20 de noviembre

El presidente del Gobierno, José Luís Rodríguez Zapatero, confirma que las próximas elecciones generales se adelantan al 20 de noviembre "para que el nuevo Gobierno se haga cargo de todo el ejercicio económico correspondiente a 2012".

Zapatero, durante su comparecencia en La Moncloa, en la que ha anunciado el anticipo de las elecciones generales.
Zapatero, durante su comparecencia en La Moncloa, en la que ha anunciado el anticipo de las elecciones generales.

El presidente del Gobierno ha confirmado en rueda de prensa que las próximas elecciones generales, previstas para el mes de marzo de 2012, se adelantan al 20 de noviembre. El anticipo se produce "para que el nuevo Gobierno elegido se haga cargo de todo el ejercicio económico correspondiente a 2012. Esta decisión permitirá que el nuevo Gobierno esté en ejercicio a finales de año y podrá tomar las riendas de la toma de decisiones que constitucionalmente le correspondan. Si he decidido anunciar hoy es para proyectar certidumbre política y económica para los próximos meses".

Zapatero ha afirmado que "el Gobierno seguirá ejerciendo sus facultades constitucionales con toda la intensidad para la consolidación económica y para el control del déficit público, una cuestión fundamental. Esa es mi obligación y la llevaré adelante". En cuanto a la elección de la fecha, Zapatero ha declarado que "el 20 N nos permite sortear el problema de fechas de fiestas que afectarían a una posible campaña electoral y permite que el nuevo Gobierno entre en sus funciones desde el 1 de enero".

El presidente del Gobierno ha afirmado que la decisión corresponde a una reflexión madurada desde hacía tiempo. "En mi decisión pesaba la aprobación de unas reformas sustanciales, principalmente, la aprobación de la reforma de las pensiones, al igual que las que tenemos que cumplimentar en septiembre". Entre ellas, una que afectará al impuesto de sociedades, de la que "pronto se conocerá su alcance". La lista de reformas pendientes, según Zapatero, "no es excluyente", y dependerá del "trabajo parlamentario", en referencia a medidas que podrían no llevarse a cabo y que estaban previstas por el Gobierno, como la reforma por una muerte digna.

También ha descartado que la última encuesta del CIS, en el que el PSOE le habría recortado hasta tres puntos al Partido Popular en intención de voto, haya motivado el cambio de postura: "no han influido perspectivas electorales". Sí desea que la próxima contienda electoral se centre en "propuestas para el avance del país".

El anuncio se produce en una jornada en la que Moody's ha dado un golpe a la deuda española, situando los bonos nacionales en perspectiva negativa, lo que podría desembocar en una degradación del rating español. La prima de riesgo se sitúa por encima de los 340 puntos y en una rentabilidad del 6%. A este respecto, Zapatero ha afirmado que "nuestro país está asentado firmemente en la credibilidad del esfuerzo político para la reducción del gasto. Tenemos que seguir con el esfuerzo profundo para mantener la credibilidad y la solvencia. El plan del Eurogrupo es creíble y sólido. La propia nota de Moody's tiene claroscuros, y espero que la revisión que plantea en el futuro no se llegue a producir. El compromiso que tiene el país con los intereses del pago de la deuda es asumible".