Republicanos y demócratas presentarán sendos propuestas de ahorro

Nuevo intento para aumentar el techo de deuda en EE UU

La Cámara de Representantes de EE UU tiene previsto votar esta tarde un proyecto de ley de los republicanos para el aumento del techo de gasto que evite el default del país. La propuesta se enfrentará a la negativa en bloque del sector demócrata que, por su parte, pretende someter a votación su propio proyecto de ajuste en el Senado.

A las 18:00 h. hora local se votará un nuevo plan de recorte de gastos y esta vez sí que contará con el respaldo de los miembros del Tea Party, aunque lo consideran demasiado suave. El portavoz de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, consiguió el apoyo de todos sus compañeros después de reelaborar su proyecto de ahorro, que sitúa en 850.000 millones de dólares en los próximos 10 años. Boehner declaró que la votación de esta tarde "es el mejor momento para presionar a Obama".

En contra de la propuesta, 51 miembros demócratas y dos independientes firmaron ayer una carta comprometiéndose a votar en contra de la medida. El proyecto de ley será aprobado con los votos a favor de los representantes republicanos, sin embargo, no superará el rechazo del Senado -de mayoría demócrata- ni el veto presidencial de Obama.

Precisamente desde la trinchera demócrata su portavoz en el Senado Harry Reid, presentó un propio plan de recorte del gasto, que alcanzaría los de 2,2 billones de dólares durante próxima década, y lo calificó como "una propuesta que los republicanos no pueden rechazar". Obama instó a los republicanos a que aprueben "este nuevo plan que evite el default de Estados Unidos por primera vez en su historia". La oposición, con la vista puesta en las elecciones de 2012, desea convertirse en la víctima del veto de Obama y ya se han posicionado en contra.

Tanto el proyecto de ley de los republicanos como el de los demócratas se someterán a sendas votaciones tras haber sido rebajados por la Oficina de Presupuesto del Congreso (CBO). La oficina considera que las propuestas de unos y otros no correspondían realmente con el volumen de recortes anunciado. El plan inicial de los demócratas, presentado por Harry Reid, se ha quedado en 2,2 billones de dólares, 500.000 millones menos de lo anunciado. El de los republicanos, por su parte, fue rebajado desde los 1,2 billones de dólares a 850.000 millones.

Mientras en el Parlamento norteamericano continúan con sus disputas a menos de una semana de la fecha límite para la deuda de EE UU, el 2 de agosto, los mercados bursátiles están mostrando un considerable nerviosismo. Hoy han abierto al alza, sin embargo, la jornada de ayer significó un duro varapalo, especialmente para el Dow Jones, que encadenó su cuarta sesión consecutiva en negativo.

De no aprobarse ningún aumento del límite de endeudamiento, el Tesoro de EEUU ya ha anunciado que a partir del 2 de agosto el país no dispondrá de fondos para hacer frente a sus obligaciones y se declarará en suspensión de pagos.