Cierre en Europa

Se junta el hambre con las ganas de comer

Cuando no es por una cosa es por otra, y cuando no por todas a la vez, como hoy. La cosa es bajar..

Hoy se nos ha juntado el hambre con las ganas de comer. Por un lado la crisis de la deuda en Europa sigue intacta, y hoy España por ejemplo ha tenido más presión en sus spreads, mientras los bancos de todos los países periféricos y los que no lo son han recibido ventas muy duras. Pero es que por si fuera poco cada vez hay más miedo a que el retraso de EEUU en levantar el límite de la deuda termine con una rebaja del rating del país, o cualquier otro accidente financiero. Es el peligro de jugar con cerillas en medio de un bosque reseco.

Día duramente bajista, y el mercado que no levanta cabeza.

Y es que es difícil que la levante. Por un lado el miedo perpetuo a la deuda europea sigue ahí, y los efectos de las decisiones tomadas la semana pasada por los políticos europeos se van diluyendo.

Lo que los operadores dicen es que las medidas tienen falta de concreción y de detalles de cómo se llevarán a cabo realmente. Por otro lado cuando no hay una agencia de rating dando el susto, sale Alemania con declaraciones poco convenientes para la que está cayendo.

Ya sabemos que los políticos alemanes intentan aplacar a sus electores que están en contra de los rescates, pero deben ser cuidadosos con los comentarios en un mercado tan sensible.

De postre el artículo que aparecía ayer en la prensa española, sobre la dura situación en las autonomías, con posiblemente sus objetivos de déficit fuera de control, se ha comentado mucho en el mundo Hedge Fund. Muchos se plantean ¿y si España no llegara este año al objetivo de déficit por culpa de la difícil situación financiera de las autonomías? Pues el problema es que esa misma pregunta me la hago yo personalmente. Ojalá sí lleguemos porque no quiero ni pensar en que no cumplamos...

Pero por si fuera poco el Belén que tenemos montado aquí, nos siguen llegando también muy malas vibraciones de la deuda de EEUU.

Siguen peleándose los políticos, y el peligro no es que el mercado descuente que no habrá acuerdo de última hora, que sí lo descuenta. El peligro es que el mercado empieza a descontar que podría haber rebaja de rating incluso aunque se llegue a un acuerdo, por no acompañarlo de un plan fiscal creíble. Ayer el FMI lo advirtió. EEUU ahora mismo no tiene ningún plan para reducir su déficit gigantesco, mucho peor que cualquier otro del mundo. En una encuentas de Reuters ante 53 economistas, 30 ya se atreven a decir que hay riesgo de rebaja de rating, algo impensable hasta hace poco ¿Se atreverán las compañías de rating que hasta ahora han protegido de manera clarísima a UK y a EEUU manteniendo artificialmente un rating que ya debería haber sido bajado si midieran a todos por el mismo rasero? Esa es la cuestión. Si se atreven, saben que recuperan su credibilidad, que actualmente no es demasiado destacada. Con lo que... igual se atreven. Entonces el mercado empieza a pensar y eso no es nada bueno...

Y a las pruebas me remito. Credit Suisse ha emitido hoy una nota inquietante. Consideran que el riesgo de rebaja de rating de EEUU es del 50%, incluso si hay acuerdo para subir el límite de la deuda, ya que trabajan con el escenario de que no tomarán medidas duras hasta después de las elecciones de 2.012.

No obstante creen que igual esto podía tener un efecto relativo, ¿por qué? Porque Japón tiene una rentabilidad del 1,1% y un rating AA-, muchos fondos de renta fija de EEUU no tienen limitaciones de rating de crédito y los reguladores de los bancos nacionales probablemente mantengan las ponderaciones de riesgo para la deuda soberana de EEUU a cero.

Eso sí, si hubiera que esperar para subir el techo de la deuda consideran que cada mes de espera el PIB bajara del 0,5 al 1 %. Suponiendo que esto sucediera consideran una bajada de la bolsa del 10 al 15 %

En el improbable caso de default, consideran que el PIB bajaría 5% o más, las bolsas el 30%. Esperemos que no se llegue a esto.

Desde el punto de vista técnico tendencia bajista a corto plazo, y a medio-largo, el longevo movimiento lateral sigue amenazando con enterrarnos a todos...por viejo...y por pesado...