La entidad ha elevado un 5% la captación de pasivo, sobre todo en América

Santander reduce el crédito un 7% en España

Santander se pone a la defensiva. La entidad ha reducido crédito en un 0,5% en todos sus negocios (un 7% en España) mientras ha elevado un 4,9% la captación de depósitos. Además, ha elevado el core capital hasta el 9,2%.

A finales de abril el consejero delegado, Alfredo Sáenz, avisaba que España debía desapalancarse, y no pedir más crédito, para salir de la crisis. El banco parece predicar con el ejemplo. Santander ha reducido un 0,5% los créditos totales (5.000 millones menos) y ha aumentado un 4,9% los depósitos, que han crecido nada menos que en 29.000 millones de euros. El capital básico ha aumentado en 0,6 puntos hasta alcanzar el 9,2. Solo ha crecido el crédito a las administraciones públicas, un 5,9%.

El líder se pone a la defensiva. Sobre todo, en España. El crédito al sector privado en el mercado doméstico se ha desplomado un 7%, casi 16.000 millones de euros, y el crédito hipotecario es el que menos ha caído. La entidad, mientras, parece haberse retirado a sus cuarteles en en la guerra del depósito doméstica: los recursos de clientes en España solo crecen el 0,5% y caen el 11% los depósitos a plazo. Así, el margen ha caído solo el 3,2% en Santander, pero se ha hundido un 20% en Banesto.

Santander ha preferido captar liquidez fuera. Los depósitos a no residentes han subido el 7,7%, y en depósitos ha plazo el aumento ha sido de 27.000 millones de euros. En Brasil, México y Chile los depósitos han crecido al 9,4%, 7,8% y 13%, respectivamente.

La entidad, mientras, sigue mezclando dividendos ordinarios con dividendos en acciones, lo que permite que las reservas (5.000 millones más respecto a 2010) amplíen el colchón del 'core capital'.

El primer banco del país opta, pues, por plegar velas. Queda por ver si marcará tendencia; el crédito agregado en España apenas ha caído un 1,5% entre 2008 y 2010. Si la política de desapalancamiento anticipada y aplicada por Sáenz se generaliza, el cierre del grifo apenas ha empezado. Si Sáenz cifraba en 200.000 millones la necesidad de reducción de deuda. Santander, en un año, ha reducido crédito en 16.000.