Como el PP

El Govern pide una moratoria para devolver lo que debe al Estado

La Generalitat de Cataluña pedirá, como las comunidades autónomas gobernadas por el PP, una "moratoria" para la devolución de la deuda contraída con el Estado por los anticipos recibidos sobre todo por IRPF e IVA, correspondientes a 2008 y 2009.

Tras la reunión de hoy del gobierno catalán, su portavoz, Francesc Homs, ha explicado cuál será la posición catalana en la reunión de mañana del Consejo de Política Fiscal y Financiera.

Uno de los objetivos que se ha marcado el Govern para la reunión de mañana es conseguir una "moratoria en la devolución de la liquidación de los anticipos por los ingresos de 2008 y 2009".

En los próximos cuatro años, la Generalitat tendría que retornar anualmente 623 millones de euros por los anticipos cobrados en 2008 y 2009, en concepto de IRPF, IVA e impuestos especiales, ya que los ingresos reales en esos años han resultado ser muy inferiores a las previsiones realizadas en su momento por el gobierno español.

En 2008 la Generalitat recibió 552 millones de euros de más y en 2009 la cifra ascendió a 1.940 millones, lo que totaliza 2.492 millones, a devolver en cuatro anualidades, hasta 2015.

Dados los agobios financieros por los que atraviesa, el gobierno catalán desearía aplazar para más adelante el pago de los 623 millones de euros de anualidad que le tocaría pagar en 2012.

Una idea muy parecida plantearán las comunidades autónomas gobernadas por el PP, según ha anunciado su líder, Mariano Rajoy.

Homs ha argumentado que los anticipos que la Generalitat cobró en su momento estaban hinchados, debido a los cálculos "erróneos" del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, que por aquel entonces "negaba" la gravedad de la crisis económica.

El portavoz del Govern ha considerado "paradójico" que el Ejecutivo central se resista a pagar a la Generalitat el anticipo del Fondo de Competitividad que le correspondería a Cataluña para 2011 y, en cambio, insista en reclamar la devolución de unos anticipos "mal calculados" por el propio gobierno español.

La devolución de estos 2.492 millones de euros en cuatro años, ha señalado, demuestra que Cataluña no ha salido ganando como pensaba el anterior gobierno tripartito con el nuevo sistema de financiación: "Lo que nos dan de más con una mano nos lo quitan con la otra", ha afirmado.

Homs también se ha quejado de que el Gobierno de Rodríguez Zapatero no quiera pagar a la Generalitat unas subvenciones que figuran en los Presupuestos Generales del Estado vigentes, con la excusa de que se introdujo una cláusula que impide pagar este dinero si Cataluña incumple el déficit: "Es kafkiano", ha dicho.

"No se pueden consignar subvenciones en el presupuesto y añadir cláusulas que hacen imposible su cobro. Eso es crear una ficción y unas expectativas, es un engaño", ha denunciado.

Un segundo objetivo del Govern para el encuentro de mañana del Consejo de Política Fiscal y Financiera es exigir, "por enésima vez", el pago a Cataluña del Fondo de Competitividad para 2011, después de que la semana pasada el Parlament de Catalunya aprobase una moción que planteaba esta reivindicación.

El tercer y último objetivo será reclamar un "aval estatal por la deuda autonómica", ya que según Homs no puede ser que este aval sólo esté vinculado a la deuda de la Administración General del Estado y no cubra la deuda autonómica, pese a que las comunidades autónomas asumen el grueso del gasto para políticas sociales.