Acuerdan un número de vuelos cedidos muy inferior al del verano

Iberia amplía hasta marzo su pacto con Vueling para aportar viajeros a Barajas

Iberia amplía durante otros seis meses, hasta marzo de 2012, el pacto de cesión de tráfico a Vueling para aportar pasajeros al hub de Madrid-Barajas. La prórroga tendrá un impacto en número de vuelos inferior al de este verano. Los pilotos de Iberia mantuvieron ayer silencio sobre la ampliación de una medida que en su día generó tensiones.

Josep Piqué, presidente de Vueling
Josep Piqué, presidente de Vueling

Las direcciones de Iberia y de su participada Vueling (tiene el 45,8%) han acordado ampliar por otros seis mes, desde octubre y hasta marzo de 2012, el acuerdo por el que la aerolínea que preside Josep Piqué sustituye a Iberia en operaciones punto a punto entre Madrid y ciudades españolas y europeas, y ofrece servicios de conexión con los vuelos de la antigua compañía de bandera.

El anuncio de la prórroga ha sido recibido con un mutismo absoluto por los sindicatos de los trabajadores de Iberia que mantuvieron durante meses negociaciones y, en el caso de los TCP y empleados de tierra, firmaron acuerdos para hacer en propio y con costes competitivos, las operaciones que en parte se han cedido desde marzo de 2011 a Vueling y a Air Nostrum.

Especialmente significativo es el mutismo del sindicato de pilotos, Sepla, que negocia en estas fechas su convenio colectivo. El principal punto de fricción con la empresa es precisamente la articulación de un nuevo modelo de explotación de los tráficos europeos y españoles sobre el hub de Madrid-Barajas con costes que puedan competir con las aerolíneas low cost.

Los pilotos guardan silencio ante la ampliación de la colaboración

Fuentes próximas a Iberia señalaron que el número de vuelos que realizará Vueling para Iberia a partir de octubre "serán bastantes menos que los programados durante el verano", porque "se trata de cubrir el servicio durante los meses en los que la demanda es baja".

Las mismas fuentes negaron que el nuevo pacto pueda perjudicar las negociaciones que se mantienen con los distintos colectivos de la compañía, en especial con los pilotos. "Lo que se busca es ganar tiempo para encontrar un marco de consenso con la plantilla para abordar la operación de acuerdo con las nuevas exigencias de costes".

En un comunicado a la CNMV, Vueling explico el viernes que esta prorroga es continuación del pacto alcanzado con Iberia y que se despliega entre marzo y octubre de este año. Durante los tres primeros meses del acuerdo, Vueling ha desarrollado nuevos procedimientos operativos y comerciales para adaptarse a las necesidades de alimentación del hub de Iberia en Barajas.

Para Vueling, la operación de colaboración con una aerolínea de red supone un nuevo hito en el desarrollo de su modelo y la demostración de que este se puede hacer con otras aerolíneas que requieran alimentar su futura expansión de largo recorrido.

Las aerolíneas europeas lanzan planes de crecimiento

Iberia y el grupo IAG han fijado como prioridad rebajar los costes de la operación en las rutas españolas y europeas de la aerolínea ibérica. En esta política se inscribe la cesión de vuelos a Vueling. En contraste con este procedimiento, el resto de las grandes aerolíneas de red en Europa han lanzado importantes planes de crecimiento basándose en el desarrollo de sus medios y de su plantilla. British Airways, la empresa fusionada con Iberia, ha acordado con el sindicato de sus pilotos, Balpa, una subida salarial del 4,2% que irá acompañada de la contratación de 120 tripulantes este año, que podrán llegar a 250 en 2012.

Air France ha lanzado un plan de crecimiento de sus rutas europeas y francesas contando con su plantilla. Han pactado con las tripulaciones hacer escalas de 35 minutos, con un incremento salarial del 15%.

Lufthansa, por su parte, desarrolla una estrategia para crecer en Latinoamérica, ya que es "uno de los mercados de incremento más importantes, con una economía dinámica", según indica la empresa en España.

La cifra

1.000.000 de pasajeros son los que transportará este verano Vueling a España, de los que el 55% tienen como destino u origen el aeropuerto de Barcelona.