Los analistas consideran que la prima ya ha tocado máximos

El mercado considera que el nuevo acuerdo sobre Grecia servirá de cortafuegos para España

Los principales líderes europeos consiguieron ayer lo que parecía imposible: un acuerdo creíble sobre Grecia. Bruselas ha superado las expectativas del mercado y este lleva dos sesiones celebrándolo. Ahora la cuestión es si España conseguirá salir del vagón de los problemáticos. Y la respuesta de los analistas es clara, sí.

Por una vez la sorpresa ha sido positiva. Tras dos semanas en las que las críticas arreciaban sobre los líderes europeos que parecían impasibles ante la tormenta financiera que castigaba la deuda de sus países, el acuerdo llegó. El pacto ha superado las expectativas y además de dar un respiro a Grecia sirve para establecer un cortafuego que impida extender el incendio fiscal a países como Italia o España. Así, lo consideran los analistas consultados que afirman estar convencidos de que las nuevas funciones del Fondo de Estabilidad Financiera Europea (EFSF, en sus siglas en inglés) servirán para evitar la especulación contra los bonos nacionales en el mercado secundario, de compra venta de títulos, y por tanto para abaratar el coste de financiación del Estado.

"El EFSF [hasta ahora centrado en gestionar los fondos europeos concedidos a los países rescatados] a partir de ahora podrá inyectar liquidez en las entidades financieras con más problemas, y lo que es más importante tendrá capacidad y fondos para comprar deuda de los países que estén siendo atacados en el mercado", explica Joaquín Maudos, miembro del Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas IVIE y profesor de la Universidad de Valencia. Esta opinión es prácticamente unánime entre los expertos consultados que consideran que a partir de ahora los ataques especulativos de otras ocasiones podrán ser contrarrestados. Ahora la cuestión es determinar en números cómo puede beneficiar esto a España.

Desde luego, el mercado ya está haciendo efectiva la mejora. El bono a diez años paga una rentabilidad del 5,6%, abandonando la barrera del 6% que se llegó a rebasar en los peores días de la tormenta italiana. Además, la prima de riesgo fluctúa en el entorno de los 270 puntos cayendo en apenas cuatro jornadas 90 enteros. Aún así, los expertos creen que hay margen de mejora. "Creo que lo peor ya ha pasado y que hemos tocado máximos. Lo más lógico es que volvamos a los niveles previos a las últimas turbulencias, es decir a los 200 puntos básicos de diferencial respecto a los títulos alemanes", confirma José Carlos Díez, economista jefe de Intermoney. Este nivel parece bastante razonable para los expertos, aunque algunos se atreven a ir incluso más allá. "Se podría llegar incluso a caer por debajo de esta barrera. Los 170 serían razonables, ofreciendo un tipo de interés del 4,5%", afirma Soledad Pellón, de IG Markets.

A pesar de este aparente ambiente de optimismo, e incluso de euforia si nos fijamos en la renta variable, todavía permanecen las cautelas. Los expertos creen que el acuerdo va en la dirección correcta pero que todavía queda bastante factura griega por pagar. "La quita del 21% que se ha establecido es claramente insuficiente. Un país que tiene un 170 % de endeudamiento sobre el PIB y que apenas crece es imposible que vaya a pagar. De hecho, el mercado ya pronostica un 50% de descuento", detalla Santiago Carbó, catedrático de la Universidad de Granada. Por tanto, ahora el problema se concentra en definir el 'Plan Marshall' heleno y ver como consigue que la economía del estado mediterráneo vuelva a repuntar. Mientras tanto, Madrid y Milán respiran tranquilos.