Aceptó regalos de la trama Gürtel

Camps dimite como presidente de la Comunidad Valenciana

El presidente de la Generalitat Valenciana, Francisco Camps, ha anunciado hoy que abandonará su cargo como consecuencia del caso de los trajes de la trama Gürtel. Camps, que tendría que sentarse en el banquillo el próximo otoño, sostiene que realiza el "sacrificio" para ayudar a Mariano Rajoy a llegar a La Moncloa.

El presidente de la Generalitat valenciana, Francisco Camps, tras su comparecencia esta tarde en el Palau de la Generalitat
El presidente de la Generalitat valenciana, Francisco Camps, tras su comparecencia esta tarde en el Palau de la Generalitat

"Estoy harto de todo esto", ha afirmado Camps, que finalmente no reconocerá su culpabilidad. Se había especulado con que lo haría para evitar sentarse en el banquillo. "Hoy, los que me han atacado, pierden para siempre. Me voy rodeado de amigos, compañeros, lealtades e ilusión", ha sostenido Camps.

"Voluntariamente ofrezco este sacrificio personal para que Mariano Rajoy sea el próximo presidente del Gobierno" ha dicho Camps a las puertas del Palacio de la Generalitat. "Inocente, completamente inocente de las barbaridades de las que se me acusan".

"Se nos ha acusado de infamias por el solo hecho de no poder ganarnos en las urnas nunca", ha bramado. El aún presidente del PP valenciano revalidó su mayoría absoluta en las elecciones autonómicas que se celebraron el pasado mes de mayo, pese a las acusaciones de corrupción que pesaban sobre él.

Arropado por todo su Gobierno, ha insistido en que su salida es una decisión personal, "para dar esperanza a una nación desorientada". Camps apoyó a Mariano Rajoy en el Congreso del PP de 2008, después de su liderazgo fuese cuestionado a raíz de la derrota en las elecciones generales. Con ese apoyo frente a rivales como Esperanza Aguirre, Camps se ganó el favor de Rajoy, que ha tolerado que el primero volviese a presentarse a las elecciones autonómicas de este año.

El juez José Flors, instructor del Tribunal Superior de Justicia de Valencia, presentó el viernes su escrito de acusación contra Camps y otros tres altos cargos del Gobierno Valenciano (Ricardo Costa, Vicente Campos y Rafael Betoret), en el que afirmaba que aceptaron regalos en forma de trajes, chaquetas y zapatos de la trama Gürtel.

La red corruptora dirigida por Francisco Correa obtuvo multimillonarios contratos de la Comunidad Valenciana en los años en los que Camps y sus compañeros recibieron los regalos. La rama valenciana de la red estaba dirigida por Álvaro Pérez, El Bigotes, que en una llamada telefónica intervenida por el juez decía a Camps que le quería "un huevo". "Tenemos que vernos para hablar de lo nuestro", afirmó. Posteriormente, Camps ha dicho no tener ninguna relación con Pérez. En paralelo al caso de los trajes, la justicia investiga una posible financiación ilegal del Partido Popular valenciano.

Durante toda la mañana se había especulado con la posibilidad de que Camps admitiese su culpabilidad para evitar el trance de sentarse en el banquillo en los próximos meses. Sus abogados habían avisado a las dos y diez al tribunal de que su cliente se personaría hoy, lo que finalmente no ha sucedido.

Camps, que siempre ha afirmado que pagó sus trajes, ha dicho hoy marcharse "con la conciencia tranquila". "Me voy con menos de lo que vine", ha asegurado el responsable popular, quien también se ha declarado inocente en el caso que investiga su relación con la trama Gürtel.

En su despedida, Camps reivindicó el título de "Molt honorable" asociado a la presidencia de la Comunidad Valenciana.