Cierre de las Bolsas europeas

Ceremonia de la confusión total

Los políticos europeos se han empeñado en buscarle tres pies al gato al tema griego. Y al final han conseguido montar una ceremonia de la confusión total y absoluta. Ahora mismo nadie sabe si vamos y venimos, y se les ha puesto a huevo a los hedge para que machaquen los spreads de crédito de Europa. Que nadie espere milagros, o estos reyes de la incompetencia se ponen las pilas, o, ya no solo el euro, la UE es un cadáver en cuatro días.

Ante la inoperancia total, los mercados han acorralado ya a la tercera potencia europea y a España, con que llevamos mil años y cien mil reuniones, y no hay dinero para salvar a un país que debimos echar del euro hace mucho cuando se le pilló mintiendo, con solo un 2% de PIB, imaginen de la hecatombe de la que estamos hablando si se van al garete España, Italia, Bélgica, y los que vengan detrás. Dentro de cien años aún estaríamos dando vueltas a este paso como arreglar esto.

La situación es muy grave, y prefiero pecar de exagerado que quedarme corto, por si nuestra modesta voz tiene alguna influencia. No es momento de chorradas, ni de más historias, señores políticos de Europa hagan su trabajo ya. Si esto estalla, el tsunami, se nos lleva a todos por delante. Incluida a Merkel. Que llega un momento en que tiene que elegir, mandar al cuerno sus elecciones, y si las pierde, tampoco se va a parar el mundo y ayudar a salvar Europa, y lo mismo para todos los otros.

He olvidado decir que Europa ha sido muy bajista de nuevo hoy, aunque creo que ya se ha desprendido de mis palabras, aunque ahora mismo lo último que nos debería importar es la bolsa, hay en juego muchísimo más. Estoy francamente muy preocupado. No lo estaba tanto desde que tuvimos riesgo de crisis sistémica con lo de Lehman.

Nada ha cambiado cuando empieza esta semana. Tenemos un fuerte ataque durante todo el día a la deuda ya no se si llamarla periférica. Porque ya si contamos que están atacando igualmente a Italia y a Bélgica, aquí ya no hay periferia que valga.

Los mercados siguen atacando, porque siguen sin ver señales claras por parte de los políticos europeos.

Los estrés test, han fallado por completo para transmitir tranquilidad y por terrible que suene, la suerte de Europa está en manos de los mercados. Y los mercados no son ni la Cruz Roja ni las hermanitas de la caridad...

Sólo algún tipo de medida o señal clara a los mercados que llegue de la cumbre del jueves, puede parar esto.

Alemania asegura que están dispuestos a lanzar una señal clara al mercado en esa cumbre, lo cual es una novedad positiva, porque hasta hace poco hasta ponían pegas a este tipo de cumbres.

No quiero ser cenizo, pero las cosas solas no se arreglan, y la UE se está jugando su supervivencia. Los mercados están en un plan que creo sinceramente que aunque todo el mundo tomara unos planes de ajuste tremendos e impresionantes, nos iban a seguir apretando las clavijas igual. Estamos en situación de pérdida de los papeles, y esto sólo se puede arreglar, insisto por milésima vez, con una muestra muy clara de firmeza por los políticos europeos.

En esta situación, toda prudencia, como es lógico, es poca.

Soluciones hay y todos sabemos cuáles son y no tienen por qué perjudicar a nadie, todo se puede hacer de forma prudente, se pueden tomar eurobonos con condiciones, se puede admitir la quita de Grecia, de forma ordenada e inteligente, vía algo como los plan Brady, se puede avanzar en la unión fiscal. Euro a dos velocidades. Lo que sea. No hay que temer al impacto de los mercados ante cualquier medida contundente. El otro leía a un analista que decía con muchísima razón, que es mejor dar el susto de golpe, que mantener la incertidumbre. Un mercado que se encuentra con un palo, reacciona violento, pero luego puede darse la vuelta. Un mercado que se mantiene en la incertidumbre total, como el actual durante meses y meses, es el mercado más peligroso que existe, ya que puede llevárselo todo por delante y no me refiero solo a la bolsas, sino más bien a países enteros.