Las entidades que destacan

Bankia y Cívica ofrecen un aprobado al inversor

La publicación de los test de estrés ha irrumpido en el proceso de colocación en Bolsa de Bankia y Banca Cívica y se ha convertido en otro elemento desequilibrante más a la hora de buscar el favor de los inversores, aturdidos estos días por el incierto rumbo que toma la crisis de deuda soberana europea. Pero Bankia y Banca Cívica han conseguido aprobar el test y podrán mostrar su nota a los inversores institucionales, que aún tienen de plazo para acudir a la colocación hasta el martes en el caso de la entidad que preside Rodrigo Rato y hasta el miércoles en el caso de la entidad liderada por Caja Navarra y Cajasol. El plazo para que los inversores particulares acudieran a la operación terminó el viernes, antes de conocerse el resultado del test.

BFA-Bankia -que se ha sometido al test como grupo consolidado, incluida la matriz del banco que cotizará- arroja un core Tier 1 del 5,4%, el ratio que mide los recursos propios de máxima categoría según la Autoridad Bancaria Europea y en cuyo cálculo se han incluido las ayudas públicas y las ampliaciones de capital que hubieran sido aprobadas antes del pasado 30 de abril. Así, BFA-Bankia logra apuntarse 3.000 millones de euros correspondientes a la colocación en Bolsa, aunque aún no se haya materializado. La cuantía es inferior al importe mínimo que baraja la entidad para su colocación, de 3.636 millones, lo que la entidad justifica en que ha realizado una "estimación prudente".

Si no se contara con esa cantidad, el core Tier 1 sería del 4% -un suspenso por tanto-, de modo que la colocación, aún en su versión más conservadora, aporta 1,4 puntos porcentuales al ratio de capital. El nivel de partida de BFA- Bankia, al cierre de 2010, es del 6,9% y el deterioro de activos que supone el ejercicio del test de estrés recorta en 2,4 puntos ese ratio. De hecho, la dureza del test supone para BFA-Bankia una pérdida teórica en su cuenta de resultados de 5.090 millones de euros en 2012 por el deterioro de sus activos, que incluye el suelo de la matriz.

Como elemento positivo, la incorporación de las dotaciones realizadas para la cobertura de pérdidas, que suman más de 4.200 millones de euros según explica la entidad, elevan la nota final al 6,5%.

Banca Cívica aprueba el examen con un core Tier 1 del 5,6%, incluyendo la cuantía correspondiente a su salida a Bolsa por 847 millones de euros, en la parte media de la banda prevista para el importe de la colocación. Sin este factor, la nota sería del 3,8% y al incluir otros elementos que absorben pérdidas, el capital asciende al 9,4%.