Los resultados más esperados

El test prueba que la banca española hace los deberes

El decreto de solvencia de febrero ha posibilitado que ninguna entidad nacional deba tomar medidas de recapitalización adicionales pese a los cinco suspensos

El test prueba que la banca española hace los deberes
El test prueba que la banca española hace los deberes

Primero, las malas noticias: cinco de las ocho entidades europeas que han suspendido las pruebas de resistencia son españolas. Cuatro cajas (Catalunya Caixa, CAM, Unnim y grupo Caja3) y Banco Pastor tendrían menos de un 5% de ratio de capital básico en caso de que se produjese el catastrofista escenario económico diseñado por la autoridad bancaria europea (EBA, en sus siglas en inglés). Conclusión: la banca española vuelve a estar en la picota.

Ahora, tres buenas noticias. Los bancos y cajas españoles ya se sometieron a una prueba similar en marzo, tras aprobarse el real decreto de solvencia, y las entidades que suspendieron pusieron en marcha las iniciativas necesarias para reforzar su capital. Gracias a ese esfuerzo, dirigido a combatir la dura digestión del riesgo inmobiliario, las pruebas muestran que la inmensa mayoría del sistema bancario español, en especial los grandes grupos, tiene unos niveles de solvencia superiores a la media europea. Y, por último, la entidad que mejor resultado ha obtenido en la prueba, Banca March, tiene su sede en Palma de Mallorca.

La expectación en el sector financiero mundial por conocer los resultados del test de estrés de la EBA era máxima. A partir de las seis de la tarde del viernes, este organismo, así como los bancos centrales de los 21 países europeos que participaban en el ejercicio, comenzaron a ofrecer información sobre las pruebas.

Pastor, Catalunya Caixa, CAM, Unnim y Caja3 pasan el examen si se cuentan las provisiones genéricas

Los primeros datos defraudaron a los más agoreros. Ocho suspensos (cinco españoles, dos griegos y un austriaco), con unas necesidades de capital agregadas de 2.500 millones, y otras 16 entidades aprueban por los pelos y deberán ser sometidas a una supervisión específica. "Tendrían que haber suspendido más bancos y obligarles a obtener más capital", aseguraba el analista de crédito Michael Symonds a Reuters. Las porras de analistas hablaban de hasta 15 suspensos y un déficit de capital de 10.000 millones.

El gobernador del Banco de España comparecía pocos minutos después de las seis. Miguel Ángel Fernández Ordóñez, lejos de sentirse contrariado, agradeció a la EBA el "esfuerzo extraordinario" para diseñar y poner en marcha un examen "homogéneo" para toda la banca continental y se mostró satisfecho por las notas obtenidas por las entidades nacionales. Tanto Ordóñez como la vicepresidenta económica, Elena Salgado -que compareció una hora más tarde-, rechazaron hablar de "suspensos" utilizando el mismo argumento: ninguna de las cinco entidades españolas señaladas por el test de la EBA requerirá poner en marcha medidas adicionales para recapitalizarse. "Si no necesitan más capital del que ya hay comprometido para ellas, no hay por qué hablar de suspensos", aseguraron ambos.

Como recordó el gobernador del Banco de España, las entidades financieras nacionales ya se sometieron a su propia prueba de resistencia hace seis meses, cuando el Gobierno y el supervisor anunciaron que el ratio de capital principal se elevaba hasta el 8% de forma genérica y en algunos casos, hasta el 10%.

La recapitalización ya está en marcha

El resultado de aquella reválida nacional determinó que 12 entidades financieras debían tomar medidas para aumentar su solvencia. Los cuatro bancos implicados lo hicieron con ampliaciones de capital y emisiones de obligaciones convertibles (un instrumento que no se ha reconocido bajo los estrictos criterios de la EBA) y las ocho cajas pusieron en marcha variados programas de recapitalización: búsqueda de inversores privados (Novacaixagalicia y BMN), salidas a Bolsa (Banca Cívica y Bankia), desinversiones... En caso de que alguna no pudiera completar sus planes, el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) se comprometió a inyectar el capital que les falte.

Este último factor ha sido clave para los resultados de test de estrés de la EBA. Aunque el supervisor europeo ha dejado fuera de su cómputo de capital algunos conceptos muy importantes para la banca española (como provisiones anticíclicas y subestándar por 15.400 millones o bonos convertibles por 8.140 millones) sí que ha aceptado reconocer los compromisos del FROB de inyectar capital, que ascienden a 12.327 millones.

Si prosperan las inminentes salidas a Bolsa de Bankia y Banca Cívica o se materializa la entrada de inversores privados en Novacaixagalicia, la factura que deberá desembolsar este organismo público será bastante inferior, pero la EBA ha consentido en que todo el montante señalado se considere capital de máxima categoría.

El gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, reconoció que ha mantenido importantes "discrepancias" con la EBA al definir qué se considera capital básico. "A mi juicio, no tiene sentido que las provisiones genéricas, alabadas en todo el mundo y diseñadas para absorber pérdidas crediticias, no se consideren capital", aseguró, pero se negó a criticar la actuación del organismo dirigido por Andrea Enria.

Ordóñez resaltó el extraordinario ejercicio de transparencia realizado por el sector bancario español. "Nosotros fuimos quienes pedimos que se repitieran las pruebas de estrés, y por eso hemos vuelto a someter a las mismas al 90% de sistema financiero nacional". El gobernador recordó que para cumplir con los criterios de representatividad de EBA habría bastado con que se presentaran al examen Santander, BBVA, La Caixa y Bankia. "Otros países han pensado que la mejor forma de no suspender un examen es no presentándose", aseguró en clara referencia a la deserción a última hora del banco alemán Helaba. La entidad, que habría suspendido las pruebas bajo los duros estándares de la EBA, decidió retirarse a falta de 48 horas para la publicación de los resultados.

A pesar de que la primera lectura de las pruebas de resistencia ha sido positiva, en lo que España se refiere, también ha puesto de relieve la gravedad de algunos problemas latentes. Caja Mediterráneo (CAM), muy afectada tras salir del grupo Banco Base, no alcanza la nota de corte establecida por la EBA ni siquiera tras contabilizar los 2.800 millones de euros que el FROB se ha comprometido a inyectarle: en el escenario adverso su ratio de capital queda en un 3%. Si no se tuviera en cuenta esa ayuda pública prevista, el nivel de solvencia sería negativo (-2,8%) y sus necesidades de capital serían de 3.750 millones de euros.

Aun con sus matices negativos, Ordóñez está convencido de que la prueba de resistencia servirá "cuando pasen los flashes iniciales sobre los suspensos" para poner en valor a la banca española y la reestructuración que ha acometido en los últimos tres años. Para un analista de MG, el valor práctico del examen es nulo: "se puede aprobar el examen práctico de conducir y resultar un pésimo conductor".

El Gobierno califica el resultado de las entidades de "excelente"

La vicepresidenta de Economía y Hacienda, Elena Salgado, calificó el viernes el balance mostrado por la banca española en los test de estrés de "excelente" y señaló que a su juicio ninguna entidad ha suspendido. "La pregunta relevante es si alguna de las que no han superado las pruebas necesitan capital Pastor, Unnim, Catalunya Caixa, CAM y Caja 3. Si la respuesta es no, lo llamemos como lo llamemos no han suspendido", dijo.

La ministra destacó, por otra parte, "el ejercicio de máxima transparencia" llevado a cabo por España al presentar a la prueba al 93% del sector, frente al 50% mínimo exigido. "Al país le beneficia", dijo. Con respecto a la repercusión que pueda tener el balance en los mercados, Salgado comentó que "es de esperar que el efecto sea positivo".

Fondo Monetario Internacional. Confía en que los resultados formen en los mercados una "opinión fundada sobre la solidez de los bancos" que han participado en el ejercicio, pero alerta de que es "necesario hacer más" y adoptar nuevas medidas para las entidades que superaron el examen y las aprobaron por un estrecho margen. En un comunicado, el director de Asuntos Monetarios y Mercados Financieros del Fondo Monetario Internacional, José Viñals, señaló que "El FMI hará hincapié en la importancia de seguir fortaleciendo los amortiguadores de capital".

Banco Central Europeo. La institución ha instado a los Gobiernos de los países de las ocho entidades suspendidas a adoptar medidas que favorezcan su capitalización. El BCE insistió en la necesidad de tomar "las acciones de solución necesarias" para subsanar los problemas de la banca con menos solvencia. Además, suscribió las recomendaciones de la Autoridad Bancaria Europea (EBA) para "remediar con prontitud" la falta de capital de las entidades que no superaron los mínimos establecidos.

Comisión Europea. A través de un comunicado firmado en conjunto por los comisarios de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn, y de Mercado Interior y Servicios Financieros, Michel Barnier, la CE señaló que "aquellos bancos que no han alcanzado el umbral y los que lo han hecho pero reflejan debilidades sustanciales, tendrán que adoptar los pasos necesarios para reforzar sus posiciones de capital". Además, el Ejecutivo comunitario recordó que los ministros de Finanzas europeos confirmaron en su reunión del pasado 12 de julio que cuentan con los instrumentos necesarios para subsanar todas las debilidades que quedasen reflejadas en el examen.

CECA. La Confederación Española de Cajas de Ahorros ha destacado que las pruebas de resistencia ponen de manifiesto que el sector de las cajas se halla "plenamente capacitado" para afrontar situaciones adversas, al tiempo que ha hecho hincapié en que "en el escenario base, todas las cajas superan ampliamente los niveles de solvencia requeridos". En relación con el entorno más adverso, subraya que está basado en "hipótesis extremas y de muy baja probabilidad de ocurrencia".

La lista de agravios a españa en el escenario adverso

Recesión. La EBA ha establecido que en el escenario adverso España tendría recesión en 2011 (caída del PIB de un -1%) y en 2012 (-1,1%). Es un retroceso agregado del 2,1% en dos años, frente al incremento del 2,4% previsto en el escenario base. Esta diferencia, de 450 puntos básicos, supera con creces a la media de la eurozona, de 410, e incluso a la de Grecia, de 440 puntos.

Pisos. El supervisor bancario europeo considera, en el escenario adverso, que el precio de los inmuebles residenciales caerá un 21,9% entre 2011 y 2012. Este desplome, sumado al acumulado desde los máximos alcanzados en 2007, implica una rebaja de precios del 34,2%. De los 21 países que han participado en el examen, tan solo se prevén recortes mayores para Irlanda.

Morosidad. España es el segundo país, tras Irlanda, para el que se contempla el mayor incremento de las pérdidas esperadas ligadas a la morosidad hipotecaria. En concreto, un aumento del 106,3% respecto a los datos de 2010, cuando se realizaron unas provisiones históricamente altas para esta partida. La media de incremento prevista para la zona euro es del 85,1%.

Desempleo. El escenario adverso prevé que la tasa de paro en España llegue en 2012 al 22%, lo que supone una desviación de 430 puntos básicos respecto al escenario inicial. La EBA ha considerado que seremos el 2º país con peor comportamiento en términos de desempleo de todo el Viejo Continente, a pesar de que la cifra de partida ya es desastrosa.