La Comunidad Valenciana es la región con más casas sin vender

La costa acapara el stock de vivienda nueva

El 65% de las 687.387 viviendas de nueva construcción que aún no han sido ocupadas corresponde a provincias costeras, en especial a las que forman la orilla mediterránea.

Las provincias costeras acumulan la mayor parte del stock de vivienda nueva de España. El último informe del Ministerio de Fomento publicado durante la semana arrojaba el dato de 687.387 residencias que aún no han sido ocupadas en las 50 provincias españolas. De ellas, 451.463 corresponden a las 22 circunscripciones costeras, nada menos que el 65% del total. En estos datos no están incluidos los correspondientes a las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, que cuentan con apenas 136 viviendas de nueva construcción que aún no han sido ocupadas.

De esas 451.463 nuevas viviendas levantadas en las provincias costeras y que continúan sin ocuparse, el 72% corresponden a la costa mediterránea en su conjunto, pero el dato más destacable es que el 30% está levantado en la Comunidad Valenciana, la región que más acumula en toda España con 133.023. En la zona atlántica gallega y en la costa cantábrica el porcentaje se reduce al 13%, mientras que en Canarias el stock representa el 10% por un 5% de Huelva y Cádiz.

Para establecer de forma clara la magnitud de los datos, la media de vivienda nueva sin ocupar en las provincias costeras es de 20.521 en cada una de ellas, aunque hay que tener en cuenta importantes diferencias como las 60.281 de Barcelona y las 2.897 de Cantabria. Un dato que contrasta con las 8.425 viviendas de media en las provincias interiores, un 60% menos.

Una de las posibilidades para aprovechar el elevado stock de vivienda residencial en esas provincias costeras sería su reconversión para el aprovechamiento turístico. El presidente de la Federación Española de Asociaciones de Agencias de Viajes, Rafael Gallego Nadal, reconoce que es una "opción" para la oferta inmobiliaria, pero ve necesaria una legislación que permita absorber para el turismo esas viviendas residenciales, "sin entrar en conflicto con el modelo tradicional de hoteles y apartamentos", ya que, en su opinión, "hay demanda para cubrir la oferta".

El precio de la vivienda en estas zonas también evoluciona a un ritmo diferente que en el resto del territorio. En los municipios de la costa mediterránea, por ejemplo, el valor de las casas se depreció en torno al 6% interanual en el primer trimestre del año, frente al 4,7% de la media nacional.