La economía china mantiene su fuerza

China crece al 9,5% en el segundo trimestre y alienta el temor de sobrecalentamiento

El empuje de la economía china mantiene su fuerza y firma un crecimiento del PIB del 9,5% en el segundo trimestre, con respecto al mismo periodo del año anterior, dos décimas por debajo del resultado obtenido en los tres primeros meses de 2011.

Según informó ayer el Buró Nacional de Estadísticas chino (NBS), la economía del país alcanzó los 20,44 billones de yuanes (2,25 billones de euros) en la primera mitad del año, lo que supone un aumento anual del 9,6%.

Con estos datos, el gigante asiático firma su tercer trimestre consecutivo de reducción del PIB, una tendencia que no sorprende a los analistas ya que el pasado año, tras aplicar medidas de estímulo para enfrentar la crisis, Pekín puso en marcha un proceso de "aterrizaje suave" para combatir problemas como la fuerte inflación.

De esta forma, se mantiene el riesgo de sobrecalentamiento de la economía china, empujada por el crecimiento del sector inmobiliario. La inversión en vivienda aumentó en un 32,9% en medio de una burbuja especulativa que Pekín quiere frenar. Así lo reconoció el portavoz del NBS, Sheng Laiyun, quien advirtió que "el entorno interno y externo para el desarrollo económico chino es todavía bastante complicado, con mucha inestabilidad e incertidumbre", informa Efe. Solo en viviendas residenciales, la inversión alcanzó los 205.700 millones de euros, una subida del 36,1%.

Durante el primer semestre del año, la producción industrial aumentó un 14,3%, mientras que la inversión en activos fijos ascendió un 25,6%. Por su parte, las ventas al por menor, principal indicador del consumo, aumentaron un 16,8% intertrimestral, hasta los 948.800 millones de euros, siendo uno de los pocos indicadores que incrementó su ritmo de crecimiento en el segundo trimestre.

Sin embargo, el reparto de la riqueza mantiene grandes diferencias entre las zonas urbanas y las rurales. De este modo, la renta per cápita de las ciudades alcanza los 1.333 euros, más del triple que la rural, que se queda en 409 euros.