Asciende a 1.937,7 millones hasta junio, un 66% más que en 2010

La inversión del capital riesgo vuelve a los niveles previos a la crisis

El 65% de los 1.937,7 millones de euros que el capital riesgo invirtió en España en el primer semestre provino de fondos internacionales. La dificultad para captar nuevos fondos preocupa a un sector que vuelve a ser optimista.

La inversión del capital riesgo vuelve a los niveles previos a la crisis
La inversión del capital riesgo vuelve a los niveles previos a la crisis

Las sociedades de capital riesgo invirtieron en el primer semestre del año 1.938 millones de euros en adquirir participaciones de empresas en España, un 66% más que el año pasado. Los datos que presentó ayer la Asociación Española de Entidades de Capital Riesgo (Ascri) en colaboración con Webcapitalriesgo prácticamente igualan los de hace cuatro años, antes de que empezase la crisis financiera.

Durante el primer semestre se cerraron 387 operaciones, número similar a las de hace un año, explicó durante la presentación de los datos la presidenta de Ascri, Maite Ballester. Seis de cada diez fueron nuevas operaciones (y no ampliaciones de otras anteriores) con una media de inversión de 7,6 millones de euros.

Por tramos, el 94% de las operaciones se cerraron por cantidades inferiores a los 10 millones de euros. Un 5%, 19 operaciones, recibieron capital por importe comprendido entre los 10 y los 100 millones. Destaca la actividad en ese tramo de los operadores nacionales, que protagonizaron 17 operaciones, como las de las panaderas Panasa y Europastry, la empresa de transporte sanitario Ambuibérica o el grupo Flex.

Solo tres inversiones superaron los 100 millones de euros. Tres fondos internacionales cerraron las grandes operaciones: CVC compró el grupo hospitalario Capio, PAI se hizo con la empresa de servicios aeroportuarios Swissport y Blackstone con la envasadora Mivisa. De hecho, casi dos de cada tres inversiones de capital riesgo en España las promovieron fondos europeos (el 65% de los 1937,7 millones invertidos hasta junio).

En cuanto a las desinversiones "se observa un repunte", observó Ballester. Este semestre las ventas alcanzaron los 872 millones de euros, un 114% más que en 2010. Destacaron las realizadas en la empresa de renovables Genesa, Guascor, Mapfre Quavitae, Restauravia o la firma de zapatos Jimmy Choo, vendidas a inversores industriales.

Captación de fondos

La principal preocupación de Ascri sigue siendo la captación de fondos, pues las entidades financieras exigen un mayor compromiso y desembolso en efectivo. "En captación estamos peor que hace un año", explicó Francisco Gómez-Zubeldia, consejero delegado de la firma Diana Capital. En el primer semestre se captaron 1.490 millones. El 84% corresponde a las asignaciones de los fondos internacionales para sufragar sus inversiones en España.

Las operaciones de inversión previstas para el segundo semestre permiten prever que "será parecido al primero, lo que nos acerca a los 3.000 millones de euros de inversión del capital riesgo", explicó Ballester.

Entre esas operaciones están las inversiones en "proyectos pequeños y medianos, importantes por su apoyo a las pymes", pero sobre todo otras de mayor capital, como las de Saba infraestructuras, Seda Coffee o Clece.

Fondos de EE UU en cajas españolas

La prima de riesgo de España, que ayer subió hasta los 336 puntos básicos, no influye a las firmas de capital riesgo. "Nuestro objetivo es invertir en empresas privadas y no en bonos estatales", explica Maite Ballester. Según la presidenta de Ascri, eso permite un cierto optimismo en su sector. "Muchas de las empresas españolas van a vender sus filiales para volver a sus core business; es una buena noticia para las operaciones de LBO (compra de empresas financiada en gran parte con recursos ajenos)". El problema es precisamente la captación de los fondos y la financiación. "Sufrimos para financiar las operaciones, y son las entidades extranjeras las que tienen que sufragarlas", explicó. A pesar de esa dificultad, Gómez-Zubeldia, de la entidad de capital riesgo Diana Capital, entiende que "es el momento de invertir a tres o cuatro años vista".

Otras inversiones para Ballester son las cajas de ahorro: "No me extrañaría que invirtiesen en ellas los fondos norteamericanos, pero no los españoles, por su experiencia en empresas financieras".