Cierre de sesión

Arde Europa

Europa arde en llamas, los hedge aprovechan el que nadie sabe defenderse, van a por Italia, lo malo es que Italia es la tercera economía de la eurozona y tiene una deuda enorme, si cae Italia, ya no es que caiga España, es que se cae el euro, la zona euro y todo el experimento. Increíble con que tranquilidad desde el centro del bosque ven como arde la periferia, como si las llamas nunca fueran a llegar allí...por lo que no ven necesario llamar a los bomberos. Mientras Europa se viene abajo, el BCE sube tipos, en el colmo del surrealismo. Hemos perdido la brújula. Toda la especulación mundial acude como moscas a la miel, a las posibilidades que se les abre especulando contra Europa.

El incendio es muy importante, con España ya claramente por encima de los 300 puntos de spread, y la rentabilidad del bono a 10 años al 6%, punto a partir del cual nunca volvieron a la normalidad, ni Grecia, ni Irlanda, ni Portugal, y lo malo es que nadie llama a los bomberos. Por lo tanto la única forma de que se apague el incendio es que llueva, o sea, la fortuna, un golpe de suerte, o aquello de demasiado grande para caer.

Con este panorama no es de extrañar la dura bajada de Europa. Aunque las Bolsas nos deben importar poco, aquí lo que esta ya en juego es el bienestar de media Europa, por no decir de Europa completa.

Uno termina el día con la sensación de que estamos en Bizancio, y mientras el enemigo asedia la ciudad, el parlamento debate sobre el sexo de los ángeles.

Y lo malo es que esto es solo la fase II de la crisis. Aún nos queda la fase III, cuando los mercados se aburran de machacar a Eurozona, y entonces vuelvan sus ojos, primero sobre Reino Unido y después sobre la madre de todos los pufos...los EE UU....

En fin, confiemos en la suerte, porque no nos queda otra...

Aunque el dato de empleo del viernes en EE UU fue un importante factor bajista, hoy nadie se acuerda de dicho dato. Lo que verdaderamente está dando miedo es el contagio de la crisis de deuda a Italia.

Ya veníamos comentando la semana pasada de forma insistente, que veíamos, que la especulación mundial se estaba centrando en presionar a Italia.

Especulaciones de que sus bancos pueden tener problemas en el estrés test, y problemas en uno de sus ministros, han sido los detonante de la situación.

Podemos seguir, adorando el becerro de oro, de un mercado justo y perfecto, pero el mercado está muy lejos de ser un ente perfecto que pone las cosas en su lugar correcto. El mercado es el mismo que nos lleva a las burbujas, sin que ahí nadie proteste, y da por bueno precios surrealistas, y el mercado es el mismo que hunde países.

Evidentemente, los países también han hecho mucho para que les ataquen, de eso no cabe duda. Nadie ataca a Noruega, por decir uno, porque tiene unos buenos ratios económicos. Pero una cosa es esa, y otra la desproporción surrealista.

Con todos los respetos, hacia el "mercado", que España e Italia se suponga, según los credit default swaps, que tienen más posibilidades de quiebra que Vietnam, o el Líbano es algo discutible. En cualquier caso, esta vez si que se ha asustado todo el mundo, con el tema de Italia.

Desde un punto de vista egoísta, hasta puede venir bien para España. Porque mientras se entretenían en atacar a España, nadie parecía asustarse mucho, pero ahora como nos atacan a los dos, sí. Por ello nos podemos beneficiar de las medidas que se tomarán a buen seguro.

Alemania, por si acaso, ya ha dejado caer que la idea del eurobono es contraria a sus ideas. Y lo ha dicho sin que nadie se lo preguntara, simplemente porque por lógica, esta brecha de regalo que dejamos abierta a los hedge fund mundiales con toda esta película de los spreads entre países con una moneda única, tiene como solución más lógica el eurobono.

Nadie quiere que Alemania se baje los pantalones y pague por los demás, hay mil formas de hacer esos eurobonos, salvaguardando en la media de lo posible a Alemania. Pero es una de las soluciones posibles.

Como muchos analistas han escrito en los últimos días, esto se parece mucho a la crisis asiática de hace algunos años. Iban acorralando país a país, países que no tenían buenos ratios, pero que tampoco se merecían el hundimiento total, y eso siguió hasta que se hizo daño a quien tomaba posiciones en el ataque. Esto dio tiempo, para ir tomando las medidas necesarias a los otros países, para reformar sus economías. Pero sí mañana, el hedge fund X de la isla de no se donde, con 50.000 millones de dólares para gastar, sigue sin ver peligro en ponerse corto de Europa periférica, seguirá apretando las clavijas. Y ojo que esto no quiere decir, que los países no tengan que hacer muchos deberes, para compensar su época de despilfarro, pero no debemos ser maniqueos que hay una mezcla de las dos cosas, especulación desaforada y malas praxis de medio mundo en la época de las vacas gordas.