Informe en el que se estudia la viabilidad del pago por uso

Seopan propondrá un plan de peajes en autovías de 1.800 millones al año

Las mayores constructoras de este país, a través de Seopan, ultiman un informe en el que se estudia la viabilidad del pago por uso en la red de autovías. Una experiencia inédita en España por la que, según esta patronal, se podrían recaudar 1.800 millones al año aplicando tasas o precios públicos exclusivamente en trayectos de largo recorrido. Ya en la primera fase de implantación pagarían tanto coches como camiones.

Seopan propondrá un plan de peajes en autovías de 1.800 millones al año
Seopan propondrá un plan de peajes en autovías de 1.800 millones al año

¿Autopista de peaje o autovía de peaje? Parece que en el medio plazo no va a haber mucha más opción en España para que los conductores cubran trayectos de largo recorrido, a no ser que se circule por carreteras comarcales. Las concesionarias de autopistas lo creen así, y las grandes constructoras también.

En este país se han desplegado 3.365 kilómetros de autopistas (22% de la red de alta capacidad) que cobran un peaje explícito en centenares de cabinas. El resto del mallado de carreteras es gratuito para el usuario y nunca se ha experimentado con la tarificación de un solo kilómetro. Bajo el punto de vista de Seopan, la necesidad de garantizar un nivel aceptable en el mantenimiento de las carreteras requiere un nivel de inversión que choca con el recorte de gasto público. Un hecho que implica la búsqueda de fuentes extraordinarias de ingresos.

La patronal que engloba a empresas como ACS, Ferrovial, FCC, Sacyr, OHL, Acciona, Isolux, Comsa, San José, etcétera, ha analizado el impacto de imponer tarifas blandas en las autovías y pretende presentar sus conclusiones en los próximos días. Fuentes conocedoras del estudio hablan de la posibilidad de recaudar 1.800 millones al año haciendo pagar tanto a coches como a camiones, pero gravando exclusivamente los viajes de largo recorrido. Hasta ahora, la directiva de la Euroviñeta prevé la aplicación voluntaria, por parte de los Estados de la UE, de una tasa a vehículos a partir de 3,5 toneladas, como compensación por su efecto contaminante.

La universalización en el pago a todos los usuarios de las infraestructuras, según Seopan, es clave si se tiene en cuenta que un tercio de los 1.800 millones citados procederían de vehículos ligeros, por un tercio recaudado entre los camiones.

Figuras impositivas

El mayor problema al que se ha enfrentado la patronal que preside David Taguas es decidir con qué figura legal se debe revestir al pago por uso. Así, se han estudiado las implicaciones de cuatro opciones: impuesto, tasa, precio público y precio regulado. Al parecer, el informe ya aboga, como alternativas más factibles, por las figuras de la tasa (requiere una ley previa) y del precio público (no sujeto al principio de legalidad tributaria, por lo que basta con una orden ministerial).

En el último caso, el precio público es una figura sometida a la carga del IVA, en contra de lo que sucede con las tasas.

La idea que Seopan trasladará al Gobierno es que, en una primera fase, solo paguen quienes realicen viajes de larga distancia. Para el cobro, las cabinas de peaje o los arcos se instalarían en los límites de cada provincia.

Seopan ha hecho sus cálculos sobre 7.100 kilómetros de autovía, de los que casi 5.500 están bajo titularidad del Estado (2.600 kilómetros corresponden a autovías de primera generación) y el resto son de comunidades autónomas.

Las cifras

1.400 millones es lo que viene a costar cada año el mantenimiento de las vías españolas de alta capacidad exentas de peaje.

5.000 millones es lo que recauda Alemania cada año con la aplicación de la Euroviñeta en el 100% de su red de alta capacidad.

Cuatro céntimos para ligeros y diez para pesados

Los cálculos de Seopan, que invitan al Gobierno a levantar 1.800 millones al año, contemplan el cobro de 4,5 céntimos por kilómetro recorrido a los coches y diez céntimos por kilómetro a los vehículos pesados. Unas cantidades que solo se aplicarían en carreteras de alta capacidad libres de peaje. Al respecto, Seopan defiende que al no cobrar por los viajes de corta distancia ni en tramos urbanos se simplifica la introducción de la medida.

Entre las conclusiones del informe especial sobre tarificación en las carreteras, destaca la petición de la máxima transparencia posible a la hora de determinar cómo se utiliza el dinero obtenido. En el entorno de Taguas se opina que ese es el único camino para no causar rechazo entre los conductores. Al parecer, Seopan usará informes en los que se demuestra que el pago por circular es menos discutido cuando el contribuyente sabe que su dinero repercute en mejoras en la propia infraestructura.

En los últimos años, David Taguas se ha mostrado como un firme defensor de la colaboración público-privada (PPP por sus siglas en inglés) en el desarrollo de infraestructuras y de la tarificación de las carreteras con el fin de aliviar la presión que sufren las arcas del Estado.

Una de las medidas más sonadas que ha venido exponiendo Seopan en los últimos meses es la aplicación de 11 céntimos de euro al impuesto especial sobre hidrocarburos. Según sus estimaciones, el Estado se encontraría con 3.300 millones extra, tras ser calculado un cierto efecto negativo sobre el consumo. En este caso, la patronal de las constructoras no se ha atrevido a sugerir ningún destino ideal para esa inyección económica.