Gastronomía

El primer templo para los amantes del queso

Poncelet abre en Madrid Cheese Bar, con 140 variedades

Los aficionados al queso ya tienen su lugar en Madrid. Poncelet, una tienda de culto en esta materia, acaba de inaugurar Cheese Bar, un innovador concepto de restaurante, llamado a ser una referencia dentro de la cultura del queso en España. En un mismo espacio se mezcla una decoración contemporánea de estilo escandinavo con detalles inspirados en la naturaleza, como un jardín vertical, que tapiza una pared y recrea la tierra de donde procede la materia prima de este alimento.

La carta dispone de más de 140 variedades, procedentes de las 17 comunidades autónomas españolas y de ocho países europeos. También están representados los cuatro tipos de leche empleados en la elaboración del queso: cabra, oveja, vaca y búfala.

Pero no todo es queso, porque también cuenta con un buen número de productos lácteos pensados para el desayuno, como yogures, requesones, quesos frescos, recuit, mató o cuajadas. Cada queso dispone de una ficha con información sobre su origen, características, sabor, proceso de elaboración y tipo de leche. El corte se hace de cara al cliente, de manera que se pueda aprender cuál es la mejor técnica para cada uno.

La oferta gastronómica de Cheese Bar se completa con una amplia selección de vinos y de platos elaborados que cuentan, al menos, con una clase de queso entre sus ingredientes. En la carta se pueden encontrar tartiflette, fondues o raclettes. Para todos aquellos que tienen alguna intolerancia a los lácteos, o simplemente no les gusta, se han incluido en la carta algunos platos denominados anti-quesos.

Cheese Bar cuenta con un buen equipo de asesores, entre los que se encuentran el jefe de cocina de los hoteles Urban y Villa Real, Joaquín Felipe, y Abel Valverde, del restaurante Santceloni, como asesor de sala.

Los casi 700 metros cuadrados de los que dispone el local se han dividido en dos plantas. La inferior acoge la cava de vinos y la de quesos, esta última diseñada en forma de diamante, con el fin de que todos las variedades sean visibles desde cualquier punto del establecimiento.

También se han dispuesto dos barras, una cercana al acceso principal y otra al final, vestidas con sillas altas, para aquellos que quieran disfrutar de una comida informal. Y una mesa comunal, al estilo nórdico, para que el comensal comparta su experiencia con otras personas, y una zona de meses redondas que otorgan privacidad. En la planta superior se encuentra la biblioteca, con un repertorio de volúmenes sobre el mundo del queso y la gastronomía.

En la calle José Abascal, 61. Tel. 91 399 25 50. www.ponceletcheesebar.es.