En contratos de mantenimiento militares

El auditor del Pentágono desvela sobrecostes millonarios de Boeing

Boeing infló con sobrecostes millonarios contratos de mantenimiento de helicópteros Apache y Chinook pertenecientes al Ejército estadounidense, según un informe elaborado por el auditor del Pentágono.

El precio de mercado de un pequeño rodamiento (de un tamaño menor que el de una moneda de un euro) que forma parte de la mecánica de un helicóptero Chinook ronda los 70,1 dólares (48,2 euros). Si te cobran la pieza a 623,7 dólares (429,3 dólares), el asunto empieza a ser preocupante. Y si la factura corre a cargo del contribuyente, más.

Varios casos como este (con sobreprecios que van desde un 33,3% más hasta un desorbitado 177.475% más) son los que ha detectado el auditor del Departamento de Defensa de EE UU cuando se ha puesto a investigar unos contratos de mantenimiento adjudicados por el Ejército al fabricante aeronáutico Boeing.

La auditoría, con fecha del pasado 3 de mayo, ha salido a la luz a través de la página web de POGO, una organización creada en 1981 y que se dedica a investigar posibles casos de corrupción o ineficiencias del Gobierno de EE UU.

THE BOEING COMPANY 132,11 -1,05%

En su informe, el auditor analiza cómo se ha gestionado la compra de 24 piezas de repuesto críticas para los helicópteros Chinook y Apache. En 2004, Boeing firmó un contrato a precio fijo para el mantenimiento de las aeronaves militares en las instalaciones que tiene el Ejército en Corpus Christi (Texas) y que se ha ido prorrogando y ampliado con nuevos acuerdos, el más significativo por 850 millones de dólares (585,6 millones de euros).

Más del doble

El análisis realizado concluye que, de manera global, el grupo estadounidense cargó al Ejército un sobrecoste del 131,5% sobre lo que sería un precio "justo y razonable", facturando 23 millones de dólares (15,8 millones de euros) por piezas que solo deberían haber costado 10 millones de dólares (6,8 millones de euros).

Desde Boeing destacaron ayer por la noche que los errores detectados son mínimos, teniendo en cuenta que, en los últimos tres años, el grupo ha suministrado más de 8.000 repuestos al Ejército en el ámbito de estos contratos. En todo caso, subrayaron que están cooperando plenamente con el auditor para solventar los problemas que se han puesto de manifiesto.

El fabricante aeronáutico es consciente de que su actuación no ha sido todo lo correcta que debería, ya que tras conocer la primera versión de la auditoría decidió devolver 1,3 millones de dólares al Ejército (895.000 euros) y, posteriormente, otorgarle una especie de crédito por 324.616 dólares (223.545 euros).

Para hacer sus estimaciones, el auditor considera razonable que Boeing aplique un sobrecargo de hasta el 34% sobre el precio de mercado en los repuestos que suministra. Sin embargo, también cuestiona que para adquirir las piezas no se recurriera a los excedentes de los que dispone el Ejército, lo que hubiera supuesto unos ahorros equivalentes al 51,2%, unos 8 millones de dólares (5,5 millones de euros).

Los tanqueros y la importancia del precio

Los contratos de mantenimiento en el sector aeronáutico (tanto en la parte civil como en la militar) son estratégicos para las empresas. Con unos ciclos de vida superiores a los 20-25 años, las compañías ganan más dinero con este tipo de servicios que con la venta en sí de aviones y helicópteros. Por eso resultan significativas las conclusiones que se desprenden del informe del auditor del Pentágono.

En el caso del contrato de los tanqueros para EE UU, que se adjudicó Boeing frente a EADS, la clave estaba en las posibilidades de acceder al contrato de mantenimiento del nueva flota. Algo que abría la puerta a un total de 35.000 millones de dólares (24.110 millones de euros). Según las estimaciones de EADS, el mantenimiento de los tanqueros le reportará a Boeing, al menos, 8.000 millones de euros.