Sustituye su reunión por una teleconferencia

El Eurogrupo acelera la liberalización de la ayuda a Grecia

Grecia ha cumplido y va a recibir la ayuda financiera que necesita. Esta decisión esta tomado y los líderes europeos han decidido acelerar su anuncio. Así, los ministros de finanzas han decidido sustituir su reunión extraordinaria del domingo por una teleconferencia que tendrá lugar este sábado.

Los ministros de Economía y Finanzas del euro han sustituido la reunión extraordinaria que tenían convocada para el próximo domingo, 3 de julio, por una teleconferencia para mañana, sábado. Los responsables económicos de la socios de la moneda única deben aprobar este fin de semana la concesión del quinto tramo de la ayuda a Grecia y que Atenas necesita para no entrar en quiebra.

El adelanto de la convocatoria se produce tras el respaldo del Parlamento griego en dos votaciones consecutivas (miércoles y jueves) al plan de ajuste de 28.000 millones de euros exigido por la Comisión Europea, el BCE y el FMI, así como al programa de privatizaciones con el que Atenas espera ingresar 50.000 millones de euros. La zona euro y el FMI había supeditado la liberación de nuevos fondos a la aprobación de ambas medidas.

La teleconferencia del sábado, según han indicado fuentes comunitarias en las últimas horas, debe dar luz verde a los nuevos préstamos bilaterales de la zona euro, cifrados en 8.700 millones de euros. El FMI, por su parte, debe liberar en las próximas semanas los 3.300 millones que aporta a la quinta entrega del rescate de 110.000 millones pactado el año pasado.

El Fondo había exigido garantías sobre la capacidad de financiación de Grecia durante los próximos doces meses. Para satisfacer esa exigencia, los líderes de la zona euro se han comprometido a un segundo rescate, cuyos términos se esperan pactar en la reunión del Eurogrupo del próximo 11 de julio. Esta segunda intervención podría ascender a unos 130.000 millones de euros para garantizar la financiación de Atenas hasta finales de 2014. En esa cifra se incluyen los 50.000 millones del programa de privatizaciones y el compromiso del sector bancario de mantener parte de su exposición en Grecia, con lo que se esperan obtener otros 30.000 millones. Los 50.000 millones restantes procederían del remanente del primer rescate y de nuevas aportaciones de la zona euro y el FMI.