Estadística contabiliza una salida neta de residentes de 26.442 personas

España registra ya más emigrantes que inmigrantes a causa de la crisis

España registró un saldo migratorio negativo este año por primera vez desde que comenzó la crisis económica, lo que supone también un descenso de la población estimada por Estadística. Las dificultades para encontrar o mantener el empleo han provocado una salida neta de población en el primer trimestre de 26.442 personas.

La población española crece ininterrumpidamente en España desde la segunda mitad de la década de los noventa, tanto por la recomposición de las tasas de natalidad, como por la llegada de inmigrantes. De hecho, algunos de los últimos quince años han sido los de mayor aumento de población desde que existe cómputo demográfico en el país, con entradas netas cercanas al millón de personas en un solo año.

Pero la crisis económica está pasando una factura muy elevada. Las dificultades crecientes para mantener el empleo y generar otro han atemperado notablemente los flujos de entrada de extranjeros en los últimos ejercicios. Pero todos y cada uno de los años España ha registrado saldo migratorio positivo (aumento de la población exceptuando el movimiento natural), salvo los meses contados de 2011.

En el primer trimestre de este año las dificultades del empleo han cambiado la tendencia migratorio y se produce una salida neta de población de 26.442 personas. En 2010, por ejemplo, es saldo migratorio es de una entrada neta de 62.150 personas, y en 2009 entrada neta de 47.362, según los datos actualizados por Estadística en sus estimaciones actuales de población. La pérdida neta es la suma de una salida neta de extranjeros de 20.208 personas (mayoritariamente hombres), más una salida neta de españoles de 6.234.

Los datos detallados revelan que la llegada de extranjeros en el trimestre es de 101.610, mientras que la salida es de 121.818, y donde un 65%, son hombres. Pese a la salida, el gran cambio se produce en una reducción muy fuerte de los flujos de entrada de extranjeros. Por lo que se refiere a los españoles, han salido 14.109, y solo han entrado en el país 7.875.

En el primer trimestre del año el flujo de inmigración se ha reducido notablemente, mientras que el de emigración se ha incrementado mucho, con salidas mensuales de más de 40.000 personas. Así, el saldo migratorio mensual es de salidas netas (caída de población) de 7.467 personas en enero, de 9.445 en febrero, y de 9.530 en marzo. Sirva para analizar el cambio de la tendencia señalar que en ninguno de los doce meses de 2010 se produjo salida neta de gente, y que en 2009 solo se registró tal circunstancia en diciembre por una cantidad limitada.

En cada uno de los tres meses de 2011 contabilizados hay salida neta de españoles, así como de extranjeros.

La cifra

14.109 Los residentes de nacionalidad española que han dejado el país hasta marzo son 14.109, mientras que han entrado 7.875. La salida neta es de 6.234.

La población estimada cae este año por vez primera en el siglo

La estimación actual de población realizada por el Instituto Nacional de Estadística para el primero de abril es de 46.148.605 personas. Este registro recoge el primer descenso de los últimos lustros en este primer trimestre, pues el pico máximo de población se habría alcanzado el uno de enero de este año con 46.152.925 personas. Por tanto, la población residente en España habría mantenido un avance continuado hasta finales de 2010 a pesar de los rigores de la crisis en materia de empleo. Para determinar la evolución definitiva de la población residente en España hay que complementar, a los movimientos migratorios, el movimiento natural de población, que contabiliza los nacimientos y las defunciones. En condiciones normales este movimiento natural compensará con creces el saldo migratorio negativo registrado hasta marzo.